Con Phelps y Ledecky, hasta las eliminatorias emocionan

El estadounidense Michael Phelps compite en las eliminatorias de los 100 metros mariposa en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro el jueves, 11 de agosto de 2016. (AP Photo/Matt Slocum) RIO DE JANEIRO (AP) — Tal vez tengan razón quienes dicen que Michael Phelps es un extraterrestre.

El estadounidense volvió a hacer historia el jueves al ganar de forma apabullante los 200 metros de estilos combinados por cuarta vez seguida en los Juegos Olímpicos.

Es la primera vez que alguien conquista una misma prueba en cuatro ediciones seguidas de la justa olímpica.

Y el estadounidense podría repetir esa hazaña en los 100 mariposa, cuya final disputará el viernes. Phelps avanzó a esa final nadando 40 minutos después de la final de los 200 combinados y entró segundo en su heat, a una centésima de segundo del ganador.

Sin dar muestras de fatiga a sus 31 años pese a que corre casi todos los días por la tarde y por la noche e impertérrito ante el grito atronador del público de “¡Thiago! ¡Thiago!” en apoyo del local Thiago Pereira, Phelps tuvo otra actuación dominante. Lideró casi toda la carrera y se despegó del resto en los últimos 50 metros. Cronometró 1.54.66 minutos y superó por casi dos segundos al japonés Kosuke Hagino (1.56.61), que se llevó la presea de plata.

Fue la cuarta medalla de oro lograda por Phelps en Río 2016 y la 22da en su colección olímpica personal. Ningún otro deportista ha ganado más de nueve.

El bronce fue para el chino Shun Wang (1.57.05).

El estadounidense Ryan Lochte, rival de Phelps en mil batallas, entró quinto.

Además de la presea del jueves, Phelps ya ganó oro en los 200 mariposa y los relevos de 4×100 y 4×200 libre.

Y todavía podría ganar otras dos medallas doradas más, la de los 100 mariposa y la de otro relevo, el de 4×100 combinados.

La gran sorpresa de la jornada se produjo en los 100 libre femeninos, en los que la estadounidense Simone Manuel y la canadiense Penny Oleksiak compartieron el oro al cronometrar ambas 52.70 y la favorita de esta prueba, la canadiense Cate Campbell, entró apenas sexta.

No hubo medalla de plata y la sueca Sarah Sjostrom se quedó con el bronce en 52.99. Fue su tercera presea de los juegos de Río y se suma al oro que conquistó en los 100 mariposa y la plata de los 200 libre.

El estadounidense Ryan Murphy se llevó la presea dorada de los 200 espalda y la japonesa Rie Kaneto triunfó en los 200 pecho.

Murphy se despegó del resto en la segunda mitad del recorrido y no hubo nadie que le pudiese seguir el tren. El estadounidense ganó en 1.53.61, con 34 centésimas de ventaja sobre el australiano Mitchell Larkin, medalla de plata. El bronce fue para el ruso Evgeny Rylove.

Kaneto, de 27 años y quien nunca había ganado un título grande, triunfó ampliamente en los 200 pecho, con 2.20.30 y 1.67 segundos de ventaja sobre la rusa Yulia Efimova, que se alzó con su segunda medalla de plata de los juegos tras ser admitida a último momento.

Efimova había sido inhabilitada inicialmente en medio del escándalo de dopaje generalizado del deporte ruso, pero fue autorizada finalmente a competir y ha sido abucheada por el público durante los juegos.

El bronce fue para la china Shi Jiniglin.

La húngara Katinka Hosszu confirmó a su vez su condición de favorita para ganar una cuarta medalla de oro al avanzar a la final de los 200 espalda con el mejor tiempo de las semifinales, 2.07.03. Le sacó más de un segundo a su rival más cercana, la canadiense Hillary Caldwell (2.07.17)

La “Dama de Hierro” ya ganó oros en los 100 espalda y los 200 y 400 combinados.

El francés Florent Manaudou avanzó a la final de los 50 libre con el mejor tiempo, 21.32. Sus principales rivales serán el ucraniano Andrii Govorov (21.46) y los estadounidenses Anthony Ervin (21.46) y Nathan Adrian (21.47).

El brasileño Bruno Fratus hizo delirar al público avanzando también a la final con el sexto tiempo, 21.71.

También podría gustarte