Comisión de Seguridad acepta recomendación sobre el caso Tanhuato

México, 18 Ago (Notimex).- La Comisión Nacional de Seguridad (CNS) aceptará la recomendación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos sobre el caso del Rancho del Sol en Tanhuato, Michoacán, pero negó que hubiera ejecuciones arbitrarias.

En conferencia de prensa, el comisionado Renato Sales informó que el objetivo es contribuir a que la investigación del caso se siga en forma imparcial, sustentada en pruebas científicas y elementos objetivos que deben ser valorados en su conjunto para evitar apreciaciones aisladas.

En este marco, Sales Heredia llamó al Congreso de la Unión a concretar una ley general sobre el uso de la fuerza y armas de fuego, para que las autoridades de todos los órdenes de gobierno se vean amparadas por una legislación racional.

Recordó que la presencia de agentes de la Policía Federal el 22 de mayo de 2015 en el Rancho del Sol estuvo motivada en la denuncia de una ciudadana, quien reportó que más de 50 personas armadas invadieron su propiedad, por lo que fueron enviados esos elementos.

Un sujeto que estuvo ahí días antes del enfrentamiento y fue detenido el 10 de junio de 2015, confirmó que a ese rancho llegaron tres líderes del grupo delictivo denominado Cártel Jalisco Nueva Generación con unos 700 sujetos armados, parte de los cuales se retiraron luego.

El funcionario agregó que al llegar los policías federales, civiles armados resguardados en la casa y la bodega del rancho ignoraron los llamados a deponer las armas y dispararon contra la autoridad, acción en la que un agente de seguridad perdió la vida.

Renato Sales también señaló que en esos lamentables hechos fallecieron, también, 42 presuntos integrantes de la delincuencia organizada que se negaron a entregar sus armas.

Aclaró que una ejecución extrajudicial o arbitraria es aquella muerte perpetrada por el Estado, como consecuencia de un uso excesivo de la fuerza y que no obedezca los criterios de necesidad, racionalidad y proporcionalidad estipuladas.

El titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) dijo que está asentado en actas que los policías federales se identificaron, exigieron a los agresores dejar las armas y entregarlas, pero la respuesta fue con disparos.

Esos tiros dieron muerte a un agente, hirieron a otro más e impactaron tres vehículos oficiales y al helicóptero que llegó en apoyo y que también fue amagado con un lanzamisiles.

Los elementos de prueba advierten que el uso de las armas fue necesario y proporcional a la agresión real y sin derecho, por lo que “a nuestra consideración se actuó en legítima defensa por el tipo de armamento que tenían los agresores”, dijo.

Por ello, en su parecer, la actuación de las fuerzas federales fue absolutamente racional ante un escenario hostil y con tiradores desde diversos puntos, por lo que “no creemos que se configure la hipótesis de ejecuciones arbitrarias”.

Renato Sales dijo que se cuenta con elementos adicionales, como el aseguramiento de 39 armas de fuego y tres mil 914 cartuchos útiles, así como todas las pruebas de rodizonato de sodio que dieron positivo en los cuerpos, al igual que los exámenes toxicológicos.

Destacó que desde el día de los hechos la Policía Federal ha actuado con total transparencia y puesto a disposición de las autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) información personal, vehículos, armas y documental que le ha sido requerido.

El comisionado nacional reiteró que tanto la CNS como su órgano desconcentrado, la Policía Federal, refrendan su firme compromiso con la legalidad y con los derechos humanos.

También podría gustarte