Colombiano Amaya recorre camino del éxito dentro del mundo del golf

0

San Miguel de Allende, Gto., 13 Dic (Notimex).- Es más conocido como “Estrellita”, tanto que pocos saben que se llama Jesús Amaya, el colombiano que lleva 104 torneos ganados en el golf mundial, siendo el primero ganado con zapatos y palos prestados y la inscripción regalada.

“Estrellita viene de un barrio en Colombia que se llama la Estrella y cuando empecé de caddie mis compañeros me pusieron el sobrenombre de Estrellita y así me quedé”, dijo el participante en la Segunda Copa de Golf Latino.

Lo de “Estrellita” lo vive como un amuleto, al decir que “sí me gusta y también porque gracias a Dios me ha ido bien con la Estrellita. Hay muchas personas que no me conocen como Jesús, sino como Estrellita”.

El sudamericano recordó que “empecé de caddie en el club de golf la Florida en Bogotá, trabajé de caddie unos cinco o seis años, hice la escuela y me gane el carnet y hoy le doy gracias a Dios por recorrer el mundo a través del golf, conozco muchas personas y tengo la fortuna de obtener 104 torneos a nivel nacional e internacional”.

Se ríe cuando se le comenta que se dice fácil esa cifra, pero platica que se pronuncia fácil esa cantidad, pero la realidad es que le ha sido duro alcanzar la cima.

En mi trayectoria, dijo, tengo tantas cosas buenas como malas, porque el golf, así como me brinda alegrías, son más las frustraciones que se tienen y pese a todo, es la mayor satisfacción que me ha dado la vida.

Su momento más glorioso es su primer triunfo, el cual le abrió las puertas para muchas cosas, instante que recuerda de forma increíble, porque estaba en una mala situación en ese momento, tanto que compitió con palos prestados, zapatos, porque uno como caddie es difícil la situación económica.

“No tenía para pagar la suscripción, alguien me la pagó y justo esa semana me salió todo y gané el torneo y eso jamás se me va a borrar de la mente”, recordó.

Su premio por aquella victoria fue de un millón de pesos de su país y rápido hizo un estimado en la conversión para estimar unos cinco mil dólares. “Pero ya con un millón, ya me sentía millonario”, dijo entre carcajadas.

El 25 de agosto de 1969 nació en Apartado Antioquia, de donde emigró “por problemas de inseguridad en el país, para ir a una Vereda (localidad pequeña rural), después a una Comuna (ciudad mediana) y de ahí a Bogotá y por casualidad de la vida llegué al club, donde empecé de caddie”.

Sus logros no son obra de la casualidad, son el fruto de su hambre y demás factores, al compartir que “trato de poner alma y corazón, sin importar si voy de cien o de uno, trato de ser el mismo y como siempre digo el golf se acaba o el ganador vence cuando saca la bola del último hoyo, antes no”.

Podría decirse que su estampa rompe el prototipo del golfista normal, pero su 1.66 metros de estatura lo compensa “con las cosas que existen, usar la tecnología al máximo. Es importante usar la técnica que se trabaja en día, porque en ningún país del mundo los caddies tienen las mismas oportunidades que los hijos de los socios”.

Agrega que esos hijos “van becados a las universidades, tienen profesor día y noche, comen y duermen como reyes, pero eso hace que uno, que viene de caddie, le ponga corazón y quiera ir siempre adelante”.

Comentó que él nunca tuvo un entrenador para alcanzar las grandes victorias y comparte que “casualmente este año empecé a trabajar con un entrenador, me ha ayudado mucho, porque me ha cambiado muchas cosas y eso hace que me mantenga aun en el juego.

“Estrellita” es un animador en esta Segunda Copa de Golf Latino, además es un asiduo participante en torneos mexicanos, por lo cual es muy reconocido también aquí.

También podría gustarte