Colombia no prohíbe el asbesto a pesar de que causa cáncer

Asbesto

El Congreso de Colombia decidió archivar el proyecto de ley que pretendía prohibir el uso del asbesto; el asbesto está relacionado con Mesotelioma, un tipo de cáncer raro que afecta los pulmones.

El asbesto o amianto es una fibra de tipo mineral empleada en diversos procesos industriales y comerciales, gracias a su flexibilidad, durabilidad,  resistencia, y a su bajo costo. Se utiliza como una de las materias primas para fabricar pastillas para frenos de vehículos, embragues, aires acondicionados, empaques, pinturas, pero sobre todo a la producción de tejas y tanques de agua.

El 23 de noviembre del 2005 Colombia suscribió el tratado internacional de Rotterdam y se comprometió a la prohibición del uso del asbesto en el territorio, por tratarse de una sustancia que representa un peligro inminente para el medio ambiente, la integridad y la vida de las personas. Ya en 1986, el  convenio 162 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) había recomendado a todos los países de las Naciones Unidas la sustitución del asbesto por otros materiales menos nocivos.

Pese a ello, en el país continúan operando varias empresas que emplean el asbesto como materia prima en sus procesos industriales y comerciales, entre ellas Eternit Colombiana S. A., Incolbest S. A., Tecnología en Cubrimiento S. A., Toptec S. A. o Manilit S. A., Manufacturas de Cemento S. A.

El asbesto ha sido prohibido en países como Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Austria, Bélgica, Chile, Dinamarca, Emiratos Árabes, Eslovenia, España (en el 2001), Finlandia, Francia, Gran Bretaña, Grecia, Holanda, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega, Nueva Zelanda, Polonia, Portugal, República Checa, Suecia, Suiza y Uruguay, y ha sido restringido en Australia y Brasil. En estos países el asbesto ha sido sustituido por materiales como la cerámica, por tener bondades similares y porque hasta la fecha no han reportado ser nocivos o comporten un peligro para el medio ambiente y la vida de las personas.

En Estados Unidos, se calcula que 50,000 personas por año presentan una denuncia a causa de enfermedades provocadas por asbesto, y según cifras de las empresas aseguradoras de ese país incurrieron en gastos de 21,600 millones de dólares, y las empresas demandadas debieron desembolsar 32,000 millones de dólares por concepto de reparación. Se estima que las solicitudes de indemnización podrían alcanzar la suma de 260,000 millones de dólares para el caso de EE. UU. por daños derivados del amianto.

También podría gustarte