Cocina oaxaqueña presenta en Tijuana sus ingredientes ancestrales

Tijuana, 7 Jul (Notimex).- La chef Celia Florián dijo que la comida oaxaqueña usa ingredientes ancestrales que le dan una riqueza culinaria que la hace destacar en muchas partes.

El maíz, frijol, chile y la calabaza son los principales ingredientes ancestrales de Oaxaca, así como los quelites, chepiles, la hierba mora, verdolaga, chayotes, cebollín criollo y chayotes.

En entrevista con Notimex, Florián comentó que la cocina oaxaqueña y sus ingredientes ancestrales cuentan con una cantidad infinita de moles, y que por la inmensa variedad que existe no se puede contar cuántos tipos son.

La papa nativa de Oaxaca, dijo, es una amarilla con la piel morada que no es pintada sino natural, y que es orgánica porque nace en uno de los bosques misófolos de Oaxaca y se alimenta de abono que cae de los pinos y no ocupa ningún fertilizante.

Mencionó que Oaxaca también tiene una gran variedad de hojas para tamales, guanabanas, mameyes, zapotes, tunas, pitahayas, jícamas y yuca por mencionar algunos.

En entrevista con Notimex, indicó que Oaxaca cuenta con una gran riqueza y variedad de tortillas como son las chilitecas que son muy grandes, duras, blandas, tostadas.

Compartió que los chiles chihuacles de colores rojo, verde y amarillo, el chile de agua, expresó, es uno de los más ancestrales de Oaxaca, y que el chile pasilla aporta mayor sabor a la cocina oaxaqueña.

Refirió que la cultura culinaria con sus productos únicos y su modo de cocinarlos y que la bebida oaxaqueña como el mezcal es una identidad en el nacimiento y en la muerte.

En este sentido, puntualizó que en las cuevas de Yagul se encuentran los vestigios más antiguos del teocintle, antecesor del maíz, por lo cual fueron declarados Patrimonio de la Humanidad.

Mencionó que la comida oaxaqueña combina el ámbito de lo sagrado y una tradición gastronómica añeja, asociada a las fiestas y que sus recetas son de extrema variedad y gran refinamiento culinario y una extrema variedad.

Celia Florián heredó el gusto por la cocina y el sazón casero y tradicional de su madre, Carmen Florián y de su abuela, Antonia Vargas, su amor a la cocina la ha llevado a ser propietaria del restaurante Las Quince Letras en Oaxaca.

La chef oaxaqueña, que es originaria de Ciénega Zimatlán de Álvarez, se ha dado la tarea de conocer diversas regiones de Oaxaca para conocer insumos y recetas cotidianas y festivas

También es delegada del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana desde septiembre de 2012 y fundadora de líder del Convivim Slow Food Oaxaca, entre otras actividades.

En agosto del 2012 también obtuvo el premio al mérito empresarial restaurantero José Peza Fragoso, en la categoría de cocina regional.

La chef Celia Florián brindó una conferencia en la Sala Federico Campbell del Centro Cultural Tijuana referente a la Cocina Oaxaqueña y sus ingredientes ancestrales.

Participó como parte del ciclo: Cocinas tradicionales de México y fue invita a Culinary Art School a compartir un poco los ingredientes ancestrales de Oaxaca.

También podría gustarte