Cineasta mexicano Joaquín Bissner tiene casi lista “Qué lío en Cancún”

Por Adela Mac Swiney González. Corresponsal

Madrid, 2 Jun (Notimex).- Tras tener ya casi lista la distribución de su última película “Qué lío en Cancún”, el cineasta mexicano Joaquín Bissner prepara ya la siguiente, una comedia romántica que será filmada en Madrid, Sevilla y México.

En entrevista con Notimex, el director de cine señaló que ya prácticamente se cerró la distribución de “Qué lío en Cancún”, protagonizada por la española Marta Hazas, Mauricio Oachmann y Ariadne Díaz, para poder exhibirla en España.

“Ya hay contacto con distribuidores y sí hay interés. De hecho, ya hay una distribuidora prácticamente cerrada para poder distribuirla en España”, dijo.

Explicó que “es una comedia de enredos, de acción, romántica, una comedia ligera, como para pasar una hora y media con la familia divirtiéndose. La rodé en Ciudad de México y en Cancún, y fue el año pasado cuando se rodó, durante ocho semanas”.

Relató que en el filme la protagonista, en este caso Marta Hazas, es perseguida por dos árabes durante toda la película y acaba involucrando en la persecución al personaje masculino que es Mauricio Oachmann y a la esposa de éste, Ariadne Díaz, “un triángulo bastante divertido”.

Bissner, quien hizo el guión de “Cansada de besar sapos” y dirigió “Todas mías”, “Me late chocolate” y “Mosquita muerta”, entre otras películas, habló con Notimex sobre su nuevo proyecto.

“Hay un proyecto interesante que se rodaría en la Ciudad de México, Madrid y Sevilla, una comedia romántica, más allá del tema de chico conoce a chica, pierde a la chica y la recupera, porque hay una situación que me gusta mucho y la he vivido en carne propia que es referente al idioma, ya que hablamos el mismo idioma pero no es igual”, añadió.

Se trata, añadió, de una dificultad de pareja, “el chico es mexicano, ella es española, de poderse comunicar”.

Agregó que “puede parecer divertido ir al diccionario para averiguar sobre aquellas palabras que no se entienden, pero en momentos difíciles de pareja acaban siendo un detonador para que la bomba truene”.

El cineasta reveló que “sé de qué va el asunto, la historia puede ser atractiva, porque yo estuve a punto de casarme dos veces en España, y ahora hay gente interesada tanto en México como en España en producirla, entonces creemos que será mi próxima película”.

Bissner también habló sobre el género que predomina en sus películas, la comedia, y apuntó que “es un género maravilloso, que muchas veces se le toma a la ligera y se le llama incluso comedia ligera, pero yo considero que es un género muy complicado”.

Aseveró que “es mucho más difícil hacer reír que hacer llorar, es una frase cliché pero es real, y a mí me gusta por lo mismo, porque es complicado provocar la risa en el espectador”.

Indicó que “yo siempre digo que mis películas son muy pretenciosas, porque pretendo entretener a todo mundo y eso es muy complicado, entretener a toda la gente y que se divierta y que se la pase bien en el cine”.

Expuso que “la comedia en todo el mundo es un género muy querido, actualmente es un género muy querido, pero cuando comenzó como género, antes de la era cristiana, era incluso abucheado, pues a la gente no le gustaba que se burlaran de ellos porque la comedia, al final, no deja de ser una crítica de la condición humana”.

Puntualizó que la comedia no tiene tanto éxito como la tragedia, “el ser humano tiende a flagelarse constantemente y el drama tiene mayor éxito en las taquillas, llámese el teatro, el cine, la televisión”.

“La comedia gusta, no tanto como la tragedia pero sí es un género que divierte, y hoy día, al haber tantos problemas a nivel global, creo que la comedia es un bálsamo para el alma”, puntualizó.

Por último se refirió a las dificultades de la industria cinematográfica y resaltó que “hacer cine en cualquier país puede ser muy difícil, pero hacerlo en México quizá resulta doblemente más difícil porque no hay una verdadera industria que funcione como tal y no hay un verdadero apoyo por parte de las distribuidoras, las exhibidoras”.

Además, dijo, “el mismo público no es muy ávido de ver cine mexicano, existe un malinchismo y siempre gustará más lo extranjero que lo propio, lo nacional, entonces sí resulta complicado levantar un proyecto de película, filmarlo, y mucho más complejo que se distribuya en cines”.

También podría gustarte