Cine, instrumento para debate y crítica política: Silva-Herzog Márquez

* El politólogo participó en el ciclo Charlas sobre cine alemán en la Cineteca Nacional

México, 13 Jun (Notimex).- El maestro de en ciencia política por la Universidad de Columbia, Jesús Silva-Herzog Márquez, consideró que el cine es un instrumento para el debate y la crítica política, además de “plantear los grandes problemas de nuestro tiempo”.

En breve entrevista con Notimex, luego de su participación en el ciclo Charlas sobre cine alemán, que incluyó la proyección de la película “Hannah Arendt”, el miembro de la Academia Mexicana de la Lengua sostuvo que el séptimo arte es uno de los instrumentos contemporáneos más importante para socializar ideas y críticas.

Sobre la temática de la cinta dirigida por Margarethe von Trotta sobre la filósofa alemana Hannah Arendt, que dejó su país durante el régimen nazi por tener sangre judía, y cubrió para The New Yorker el juicio contra Otto Adolf Eichmann, uno de los responsables del holocausto, Silva-Herzog Márquez dijo:

“Pone sobre la mesa una gran alegoría de que en una sociedad puede pasar que la gente le entregue al otro su capacidad de juzgar. Y la pregunta que nos deja es ¿Sí tenemos versiones contemporáneas, modernas, de este mecanismo? y ¿no estaremos en la barbarie de la violencia con procesos que algo tienen que ver con ésto?

Y es que durante la cobertura del juicio contra Eichmann, Hannah Arendt se dio cuenta de que más allá de que el funcionario nazi fuera un ideólogo o mente maestra del mal, llevó a cabo los exterminios porque obedecía órdenes, por lo que calificó este acto cómo “la banalidad del mal”.

En el desarrollo de su pensamiento político, la filósofa crítico el totalitarismo como una forma de ejercer el poder por medio de la fuerza y la imposición de valores ideológicos que debilitan la capacidad de juicio moral de una sociedad, lo que provoca que desaparezca la libertad del hombre de pensar por sí mismo, señaló Silva-Herzog.

La banalidad del mal, aseguró, consiste en que los culpables de crímenes que atienden órdenes de sistemas totalitarios, son víctimas de su propia desgracia y deben ser juzgados de forma diferente.

A través de una dinámica charla con el público que abarrotó la Sala 4 de la Cineteca Nacional, el politólogo mexicano opinó también que la película retrata cómo es que hoy en día hay formas de opresión distintas a las que había antes.

También podría gustarte