Cierre de dos zonas de Zoológico de Chapultepec sorprende a visitantes

Por David Fernández Hummel

México, 26 Jul (Notimex).- El cierre temporal en el Zoológico de Chapultepec de las zonas de primates, así como de los felinos, tomó por sorpresa a los más de ocho mil visitantes que se dieron cita este martes en el emblemático bosque.

Familias completas tanto de esta ciudad como del interior de la República, así como visitantes extranjeros, recorrieron los pasillos para apreciar las especies animales, pero la poca actividad de estos, desánimo a muchos.

“Está muy bien el zoológico, nos gusta venir, pero veo con tristeza que los animales se ven cansados y viejos”, comento Ana Bertha, quien asistió con sus hijos para aprovechar el tiempo de vacaciones escolares.

Otras personas fueron para indagar sobre la muerte del gorila Bantú e intentaban investigar con guardias de seguridad los motivos del cierre donde están los felinos, como Jorge Tavares, quien acompañado de su familia, lamento ver zonas restringidas: “Deberían informar porque no podemos visitar esa zona; para eso venimos desde Campeche, para conocer este zoológico”.

Los miles de visitantes observaban una jaula y otra para apreciar alguna especie en extinción, pero el reflejo de sus rostros en las vitrinas, los dejó con las ganas de ver salir a los osos panda, los camellos y las llamas.

“La gente no entiende que a los animales no se les debe molestar y ahora que no está el gorila lo extrañan, recuerdo como la gente le gritaba a Bantú y este motivado por el estrés les aventaba lo que encontrará, para alejar a los que le gritaban o simplemente no hacía caso”, indicó un policía.

Los animales también atraviesan por momentos de depresión, ira o fastidio, comentó el oficial, quien tiene casi tres años de trabajar como vigilante.

“Cuando el zoológico se cierra a las 16:30 horas, y se logra un silencio casi perfecto, sino fuera por el ruido de los automóviles sobre Paseo de la Reforma, es cuando los animales salen de su encierro y deambulan por sus confinados; eso me sorprende demasiado”, comentó.

La tarde empezó a caer y los visitantes no dejaban de ingresar por los torniquetes: “Creo hoy rebasamos los ocho mil visitantes, pero el fin de semana pasado se lograron 41 mil visitantes y tuve que abrir las dos rejas del portón de salida, para evitar accidentes”, mencionó.

Concluye una jornada más de visitas al zoológico, y con la partida de las personas los animales vuelven a gozar de su espacio bajo la armonía del silencio.