Chris Froome admite sorpresa tras asumir liderato en Tour de Francia

Bagnéres-de-Luchon, Fra., 9 Jul (Notimex).- Feliz porque su plan de último minuto funcionó, el ciclista británico Chris Froome reconoció que el ataque con el cual se llevó la octava etapa del Tour de Francia y, de paso, la cima de la clasificación general, fue producto de una “corazonada”.

“No estaba planeado. Tuve una corazonada en el último momento, probé suerte y funcionó. Lo intenté dos veces en la subida y no pude. Luego pensé que lo peor que podría pasar era que me alcanzaran y llegáramos juntos a meta, así que valía la pena intentarlo”, detalló el dos veces campeón de la ronda gala.

Sobre los últimos 10 kilómetros del día, el jefe de filas del equipo Sky soportó el acoso de sus perseguidores y dejó a todos boquiabiertos al “volar” en el descenso de la Col de Peyresourde, bajada que afrontó por primera vez.

“No conocía la bajada, pero sí la había visto en video y sabía que había una curva muy cerrada y luego una bajada muy rápida. Iba a tope, porque también es lo que me gusta de este deporte: disfrutar, hacer apuestas arriesgadas. Me sentí como niño otra vez”, aseguró.

Enfatizó que fue una sorpresa adjudicarse el triunfo de este sábado y, además, apoderarse del “maillot” amarillo, “mañana (domingo) va a ser un día muy duro. 16 segundos no es un amplio margen”, indicó en referencia a la ventaja sobre sus principales escoltas en la tabla general.

Asimismo, “Froomie” agradeció el desgaste de sus coequiperos, quienes impusieron un ritmo muy alto en el pelotón y propiciaron que más de un rival se rezagara, por lo que “realmente sentí que les debía algo a ellos”.

También podría gustarte