China Taipei deslumbra a Zacatecas con su kung fu y vestuarios

Por Ashlei Espinoza Rodríguez. Enviada.

Zacatecas, 1 Ago (Notimex).- Con una magistral muestra de cultura, vestuarios coloridos y kung fu, la delegación de China Taipei provocó la ovación del público presente en la Plaza de Armas dentro de la folkloriada mundial 2016.

Concentrados, elegantes y seguros los bailarines de la compañía de baile Han-Shin Dance Group deleitaron a los presentes con cinco danzas que lograron lo imposible, mantener a todos pendientes sin perder ningún detalle de lo que sucedía en el escenario.

El Festival del Año Nuevo, El baile del León, El baile del Pavo Real, El baile de los Jarrones y el baile del Dragón, fueron las danzas que presentó esta delegación que se adueñó por completo del centro histórico.

En entrevista para Notimex la joven músico de la delegación, Hsu, Shu-Han, explicó que sus bailes son una mezcla del arte marcial kung fu y elementos de la cultura de esta isla ubicada en el extremo Oriente del continente asiático.

Este es el caso, señaló, del baile del Dragón el cual combinó distintos movimientos del Kung Fu en su coreografía, lo que se completó con un vestuario en color rojo con detalles en dorado y negro que asemejaba a un practicante de esta disciplina.

“Para nosotros el color rojo forma parte de nuestra cultura y además simboliza el año nuevo, una festividad importante para mí país”, detalló.

En otro de los bailes, las nueve integrantes que rondan los 20 años de edad, lucieron espectaculares en sus vestidos color verde olivo que se complementaban con detalles en pedrería color morado y dorado, los cuales fueron acompañados por un peinado recogido que acentuaban sus rasgos orientales.

Ataviadas con este vestuario, interpretaron la danza del Pavo Real que con delicados movimientos del cuerpo y un magistral manejo del velo de los vestidos, las jóvenes lograron conquistar a los presentes.

Uno de los momentos que provocaron los aplausos y reconocimientos del público fue cuando un integrante del grupo, durante el baile del Jarrón, mostró su destreza al manipular con los hombros, la cabeza y las manos un jarrón de cerámica de aproximadamente 30 centímetros.

Los bailes del León y del Año Nuevo conquistaron con sus abanicos amarillos los cuales asemejaban el movimiento lento y seductor del fuego; además el tradicional dragón de las festividades asiáticas alegró al público al bajar del escenario y dar un recorrido entre la gente.

Al finalizar la presentación, el público se puso de pie y agradeció con un sonoro aplauso, el espectáculo que acababa de presenciar y que le permitió ser parte de esta cultura tan alejada geográficamente, pero tan cercana en cuanto a colorido, magia y entrega.

También podría gustarte