Chernóbil aumentó incidencia de cáncer de tiroides en jóvenes belgas

Bruselas, 27 Abr (Notimex).- La incidencia de cáncer de tiroides en Bélgica es mayor entre las personas que tenían menos de 15 años de edad cuando se produjo el accidente nuclear de Chernóbil, hace 30 años en Ucrania, entonces república de la hoy extinta Unión Soviética.

Esto es lo que reporta un estudio publicado recientemente por la Sociedad Real Belga de Cirugía, con base en un balance de los casos de operaciones por lesiones en la tiroides registrados en el hospital de la Universidad Católica de Lovaina (UCL) entre abril de 1986, fecha del desastre nuclear, y el mismo mes de 2015.

De acuerdo al estudio, entre aquellos que tenían menos de 15 años en abril de 1986, 19.5 por ciento de los casos hacían referencia a un cáncer tiroidal, contra 8.1 por ciento entre los que tenían edades superiores.

El doctor Luc Michel, experto de la UCL, la enfermedad podría haber sido “inducida” por las radiaciones consecuentes del accidente en Chernóbil, localidad en Ucrania, ubicada a unos dos mil kilómetros de Bruselas.

La nube radiactiva de la central nuclear soviética llegó a Bélgica la noche del 1 al 2 de mayo, casi una semana después de la explosión del reactor.

El experto señala que en esa fecha la concentración de iodo radiactivo en Bélgica era 60 veces superior al nivel normal, de acuerdo con una medición realizada por el Instituto Real de Meteorología (IRM).

Ello comprueba que “la exposición a la radicación afectó a residentes de países más allá de Ucrania y Bielorrusia, incluyendo Bélgica”, destacó el estudio que incluyó a dos mil 349 pacientes.

“Habíamos pensado que la incidencia de cáncer entre los más jóvenes disminuiría con el pasar del tiempo, pero no es el caso. El período de latencia puede ser muy largo para el cáncer tiroidal inducido por las radiaciones”, explicó Michel.

Las conclusiones del estudio han sido cuestionadas por Lodewijk Van Bladel, experto de la Agencia Federal de Control Nuclear belga (AFCN), quien considera que “Chernóbil no puede explicar el aumento” en los casos de tumores de tiroides en los últimos 30 años.

“Ese aumento tendría que haber seguido un rastro que corresponde al trayecto de la nube radiactiva que cruzó el país de norte a sur, lo que no es el caso”, observó.

Van Bladel también señaló que el nivel de radiación observado en Bélgica en la época “ha sido muy bajo” y atribuye el aumento de lo casos de cáncer de tiroides en el país a una tendencia global.

“La nube (radiactiva) ya había disminuido mucho cuando alcanzó Bélgica y no contenía más que pequeñas dosis de sustancias radiactivas”, aseguró.

NTX/I/MCB/MGT/CLIMA/INTER/ECO