Centroamérica y FAO examinan impacto climático en producción de comida

Guatemala, 4 Jul (Notimex).- Autoridades del sector agrícola centroamericano y de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) examinaron aquí la repercusión de los fenómenos naturales en la producción de alimentos en la región.

El ministro de Agricultura de Guatemala, Mario Méndez, llamó en la reunión a invertir para el desarrollo de una agricultura sostenible y reforzar la prevención y reducción del impacto negativo del clima.

Méndez se pronunció a favor de adaptar los sistemas de producción de la agricultura familiar en pequeña escala al cambio climático, e intensificar políticas para reducir la vulnerabilidad socioeconómica y ambiental de la región.

En la reunión se revisaron medidas para reducir el daño provocado por el fenómeno de El Niño en la zona del Corredor Seco Centroamericano, que cubre zonas de Guatemala, El Salvador y Honduras.

La oficina en Guatemala de la FAO dijo que durante la reunión se abordaron los riesgos de desastres naturales y formas de cooperación y coordinación de tareas para enfrentar el déficit de la producción de alimentos.

Según la FAO, el fenómeno de El Niño que comenzó en 2015 ha sido uno de los peores registrados en la historia, y su impacto aún se siente en la región del Corredor Seco Centroamericano, que registra dos años consecutivos de sequía.

Como consecuencia, unos 3.5 millones de personas del área requieren ayuda humanitaria, de los que 1.6 millones permanecen en situación de inseguridad alimentaria moderada o grave.

La región también enfrenta la posibilidad de un evento de La Niña durante la segunda mitad del año, por lo cual se preparan acciones para reducir el impacto de los fenómenos meteorológicos.

La FAO expuso que las acciones de los gobiernos con apoyo de organismos internacionales no deben limitarse a una respuesta humanitaria, sino que se requiere atender las causas estructurales de la pobreza y la inseguridad alimentaria en la región.

En el área habitan 10.5 millones de personas, 60 por ciento de las cuales viven en pobreza y extrema pobreza, indicó la entidad internacional.

También podría gustarte