Cautiva pianista Gabriela Fernández durante recital en la Fonoteca

México, 14 Jul (Notimex).- Con obras de Robert Schumman, Franz Liszt, Mario Lavista, María Granillo, Leonardo Coral y Alexis Aranda, la pianista cubana Ana Gabriela Fernández (1990) deleitó anoche al público de la Sala Murray Schafer de la Fonoteca Nacional, en esta capital.

Con estudios de piano en la Universidad de las Artes de La Habana, donde se graduó con Diploma de Oro, Fernández ofreció un interesante programa para piano con piezas de compositores románticos y mexicanos de nuestro tiempo.

Como parte de las actividades del mes de ese espacio cultural, esta joven de apenas 26 años encantó a los presentes con una técnica depurada y una ejecución solvente, no obstante la complejidad de las piezas.

La pianista, quien actualmente cursa estudios de maestría en Interpretación musical en la Facultad de Música de la UNAM, arrancó su participación con “Toccata op 7 en Do M”, de Schumman (1810-1856), pieza que se caracteriza por su rápida ejecución y por ofrecer diversas melodías con notas bajas y altas.

Ataviada con un vestido en color rojo cereza, continuó con “Sonata para piano en si menor S.178”, de Liszt (1811-1886), una obra considerada como una de las más grandes piezas para piano y también como una de las más difíciles de ejecutar en el mundo.

Con maestría y dominio de su instrumento, la joven recibió los aplausos con esta obra, catalogada además como clave del piano en el Romanticismo.

Minutos después, continuó derrochando su talento con “Variaciones para piano”, de Granillo (1962), cuya obra se caracteriza por tener melodías fuertes; seguida de “Criptogramas para piano a cuatro manos”, de Coral, con la que se llevó los fuertes aplausos.

En la recta final, la pianista quien al principio se mostró tensa y nerviosa, se relajó y pudo disfrutar al igual que el público y continuó con “Estudio número 1”, de Alexis Aranda (1974), considerado uno de los compositores más interpretados en México y también de los más sobresalientes y dinámicos de su generación.

El recital concluyó con una de las piezas de otro mexicano: Mario Lavista (1943), uno de los principales compositores de música de concierto, de quien ejecutó “Simurg”, obra que se escucha con notas altas, otras más suaves, acompañada de pausas o silencios momentáneos.

Tras el repertorio y con amplia sonrisa, la pianista fue despedida entre aplausos por un público que le reconoció su técnica interpretativa y virtuosismo en escena.

Ana Gabriela Fernández, para quien el hecho de presentarse en la Fonoteca Nacional fue un privilegio y un gusto, concluyó sus estudios en educación superior con Ninowska Fernández Britto.

También podría gustarte