Cárteles de la droga ‘entran a fondo en Centroamérica’: EUA

Cargamento de droga incautado por la policía en Honduras (AP).

Cargamento de droga incautado por la policía en Honduras (AP).

William Brownfield, subsecretario de Estado de lucha antinarcóticos, dijo ante un panel del Senado estadunidense que ante la presión ejercida por el Plan Colombia y la Iniciativa Mérida, los cárteles de la droga “están entrando a fondo en Centroamérica”.

Su presencia se ha fortalecido como resultado de una situación donde la prevalencia de instituciones débiles “ofrece un clima de impunidad para la actividad criminal”, indicó el funcionario. “Centroamérica es una víctima de nuestro éxito en Colombia”, dijo Brownfield al testificar ante un panel del Comité de Relaciones Exteriores, donde precisó que la amenaza no es exclusivamente de los cárteles.

Amenaza latente
El ex embajador de Estados Unidos en Venezuela dijo que si bien los frentes que en esta lucha presentan México y la región andina, “la amenaza más emergente en el hemisferio es la que enfrenta Centro América”. Brownfield dijo que frente a esta situación su gobierno está acelerando las dos iniciativas regionales tendientes a fortalecer las instituciones y alentar el desarrollo social.

Pero advirtió que el progreso eventual que se pueda lograr en Centroamérica “sólo empujará a los narcotraficantes a otras partes si no apoyamos instituciones fuertes a través del hemisferio”. Dijo que por ello Estados Unidos trabaja con gobiernos del Caribe para fortalecer las instituciones, al reconocer que el Caribe, “es otro conducto a través del cual pueden ingresar drogas a Estados Unidos”.

El funcionario precisó que a la amenaza que enfrenta Centroamérica por la acción de los cárteles, se suma también la que presentan las pandillas. Por su parte, el senador demócrata Robert Menendez, quien preside el panel sobre drogas del comité, ofreció cifras que dan cuenta del impacto que tiene la creciente criminalidad en Centroamérica.

Apuntó que El Salvador registra una tasa de 71 homicidios por cada cien mil personas “pese a los enormes esfuerzos del presidente (Mauricio) Funes para combatir a las Maras, las pandillas responsables mayormente de los crímenes violentos”. “No es una coincidencia que los decomisos de cocaína en Centroamérica se hayan triplicado durante este período”, agregó.

Menendez criticó por ello los recortes en ayuda externa propuestos por la administración Obama, señalando que “nuestras prioridades presupuestarias no reflejan la escala del problema”. En su presupuesto para el año fiscal 2012, el Departamento de Estado solicitó 565.6 millones de dólares para el programa de Narcóticos y Policía, comparados con los 701.4 millones que había solicitado en 2010.