Cardiólogos atienden con tecnología avanzada a dos menores de edad

México, 23 May (Notimex).- Especialistas del Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez” emplearon tecnología de última generación para atender una arritmia compleja y el cierre de un conducto arterioso, respectivamente, en dos pacientes menores de edad.

En conferencia, el director general del nosocomio, Marco Antonio Martínez Ríos, y su equipo de especialistas presentaron dos casos clínicos atendidos mediante el uso de tecnología de punta de mínima invasión y que permite la pronta recuperación de los pacientes.

El primer caso es el de Patricio, de 12 años de edad, quien tuvo una intervención quirúrgica al año de nacido por una cardiopatía congénita, y quien 10 años después presentó episodios de arritmias con varios días de duración que se incrementaron con el tiempo.

El cardiólogo Santiago Nava, del Departamento de Electrocardiología, recordó que el abordaje quirúrgico tradicional es mediante rayos X y la colocación de catéteres dentro del corazón; sin embargo, para las cardiopatías complejas los primeros carecen de tridimensionalidad y es posible perderse en la anatomía del órgano durante el procedimiento.

Por ello, una tomografía computada del corazón de Patricio les permitió observar a detalle las estructuras anatómicas y, con un sistema similar a un GPS, hicieron una reconstrucción de la cavidad del órgano, con el uso de un catéter.

Este procedimiento, detalló, ayudó a localizar las zonas para realizar una cauterización de las fisuras musculares responsables de la taquicardia, sin mayores complicaciones.

Por su complejidad, la de Patricio es la segunda cirugía de este tipo realizada en México, destacó.

En tanto, Juan Pablo Sandoval Jones, experto adscrito al área de Cardiología Pediátrica, dio a conocer detalles del segundo caso, un niño de tres años diagnosticado con cierre de conducto arterioso (vaso sanguíneo que permite la circulación de la sangre alrededor de los pulmones).

Explicó que todos nacemos con el conducto arterioso y esta vena debe cerrar de manera paulatina cuando los pulmones entran en función. Sin embargo, en las personas que permanece abierta genera fallas en el corazón, infecciones respiratorias y la posibilidad de tener problemas y aumento en la presión pulmonar.

Ante ello, Sandoval Jones señaló que la semana pasada el paciente recibió atención a través e un procedimiento denominado cateterismo, mediante un dispositivo desde la región inguinal de la pierna.

“Este procedimiento es bien tolerado por el paciente, hace un sello completo de la vena y muestran mínimas complicaciones, con un resultado verdaderamente perfecto”, comentó.

Este problema, comentó, afecta entre ocho y 12 niños por cada mil nacimientos a nivel mundial, y el instituto realiza unos 700 procedimientos de cateterismo al año, de los cuales más de 80 por ciento son para tratar defectos del corazón.

A su vez, el jefe del Departamento de Electrocardiología, Pedro Iturralde Torres, enfatizó que el nosocomio está interesado en las arritmias cardiacas desde hace más de 25 años, pues ocupan casi 40 por ciento de los casos de hospitalización.