Capitalinos pasan último día de asueto en Nativitas, Coyoacán y Tlalpa

Por Arturo R. Moreno Rábago

México, 18 Sep (Notimex).- Al término del puente por las fiestas patrias, cientos de capitalinos encontraron en el Bosque de Nativitas y los centros de Coyoacan y Tlalpan el lugar ideal para pasar este domingo en el ambiente tradicional del sur de la ciudad de México.

Huitlacoche, flor de calabaza, caldo de hongos y pancita, son algunos de los sabores típicos que se combinan con los paseos a caballo que complementan la diversión para las familias, que desde temprano comenzaron a llegar al Bosque de Nativitas.

“Nosotros no salimos; hicimos tantito pozole en la casa y hoy ya venimos a dar la vuelta y le dije a mi esposo que fuéramos a comprar plantas”, comentó la señora Beatriz Gutiérrez, antes de ordenar su desayuno junto a su familia en uno de los puesto de comida de este bosque.

Los pasillos del mercado de plantas que se encuentra en este lugar se comenzaron a poblar poco a poco entre los llamados de los marchantes para comprar flores de ornato, hierbas de olor y hasta árboles frutales.

Es también un domingo en donde, hasta antes del mediodía, no se registra el tráfico habitual de la Ciudad de México, calles que lucen semivacías y que aprovechan grupos de motociclistas para salir a disfrutar de un domingo motorizado y conducir hacia la autopista de Cuernavaca.

Otro punto al sur de la capital del país que representó un destino elegido por los ciudadanos fue el centro de Coyoacán que, cómo es habitual, ofrece a sus visitantes la posibilidad de compartir un café, comprar una nieve y caminar por sus dos plazas.

“Concheros” y danzantes reciben a los paseantes a un costado de templo católico de una de sus plazas, donde el señor Francisco Gutiérrez pasea, junto con su esposa y dos hijas, a su perro.

“Vivimos aquí cerca y quisimos venir a tomar algo de sol y ver que se nos antojaba para comer. Ahorita vamos a comprar un helado y a ver donde comemos”, agregó el padre de familia.

También en las calles del centro de Tlalpan, cómo en Coyoacan, a los automovilistas se les dificulta encontrar lugar de estacionamiento por la cantidad de visitantes que incrementan su llegada al paso del tiempo.

La plaza del centro de Tlalpan alberga en sus alrededores un mercado sobreruedas que junto con los locales del edificio del mercado principal, ofrece toda clase de antojitos mexicanos, pan, tamales y atole para satisfacer cualquier gusto y continuar con la tradición de las fiestas patrias.

Al llegar la tarde, María José Hernández, estudiante de psicología, camina por los pasillos de esta plaza mientras come un elote, acompañada por sus amigas, “se me antojó un elote y les dije (a mis amigas) que viniéramos, y luego a ver qué sale, que se nos antoja”, comenta entre risas.

Conforme la tarde avanza comercios y restaurantes comienzan a lucir repletos de comensales, quienes continuarán con un día enmarcado por la tradición y sabor de estos lugares típicos de la ciudad.

También podría gustarte