Cantar es un homenaje a la vida: María Luisa Tamez

* La mezzosoprano ofrecerá un recital el próximo viernes en Los Mochis, Sinaloa

México, 24 Ago (Notimex).- Para la mezzosoprano mexicana María Luisa Tamez (1958) cantar es un homenaje a la vida, a la música y a sus padres, “no nada más es tener una voz bonita, hay que tener la capacidad de interpretar y tocar corazones, almas y fibras sensibles. Esa es verdaderamente la misión de un artista”.

Así lo señaló la cantante, quien el próximo 26 de agosto ofrecerá un concierto en el Centro de Innovación y Educación de los Mochis, Sinaloa, acompañada por el pianista Carlos Alberto Pecero.

En declaraciones difundidas por el Instituto Nacional de las Bellas Artes (INBA), la interprete compartió que aunque deseaba estudiar para ser médico, prefirió entrar a la Escuela Superior de Música, “en lugar de curar con medicamentos, elegí curar con música”.

Por lo anterior, cuando alguien le pide un consejo, ella siempre recomienda que los padres lleven a sus hijos a los conciertos, porque eso puede marcar sus vidas. “No hay persona, niño o adulto, que salga igual: sale un mejor ser humano. El arte toca a la gente”.

Por ello, aseguró, para ella el mejor tributo y halago que puede recibir es cuando una persona agobiada por los problemas de la vida cotidiana le dice que después de escucharla se sintió aliviada y curó su corazón. “Eso es maravilloso, y lo mágico que tiene nuestra carrera”.

Recordó que su vida ha estado marcada por su infancia, cuando su papá la dormía, a ella y a sus hermanos, con música de Cri-Crí y canciones napolitanas, además de llevarlos a la ópera, al ballet y a conciertos de la Orquesta Sinfónica Nacional.

“Fui bendecida. Mis padres cantaban y se dividían el tiempo y el trabajo para educarnos. Llegaban los fines de semana y nos llevaban a conciertos, ensayos y tertulias. Si me hubieran heredado dinero, no lo disfrutaría tanto como este acervo cultural, esta herencia que sembraron en mi corazón y en el de mis hermanos”, expresó Tamez.

Hace un año, la cantante grabó un disco con las canciones que sus papás interpretaban, así fue como descubrió que su timbre de voz era muy parecido al de su mamá. “Me causó un gran shock oírme y reconocer el parecido tremendo que tiene mi voz con la de mi mamá. Fue un descubrimiento que me produjo emoción y consternación”.

Aunque Tamez inició su carrera como soprano, ahora su voz ha embarnecido, por ello elige las obras que van mejor con su temperamento y tesitura; lleva 15 años interpretando el papel de “Carmen”, de Georges Bizet, como mezzosoprano.

Ahora, en su faceta como concertista, tiene la capacidad de cambiar de ánimo cada dos o tres minutos, “de repente estoy nostálgica, a veces triste; cambio de exaltadísima o muy enamorada a muy adolorida”.

Sobre el concierto que ofrecerá en Los Mochis, adelantó que ofrecerá el programa “¡Yo soy el amor!”, integrado por canciones de Francesco Paolo Tosti (1846-1916).

“Tosti fue un gran melodista. Es un compositor queridísimo por los cantantes. Toda su obra para mí es un doble reto, porque muchas de esas piezas las cantaban mi papá, barítono, y mi mamá, mezzosoprano”, manifestó Tamez.

Finalmente, señaló que aunque nació en la Ciudad de México, tiene el corazón en Sinaloa porque fue ahí donde inició su carrera cantando en los festivales culturales del estado, “uno es de dónde lo adoptan las personas y dónde deja su corazón”.

También podría gustarte