Campaña por inclusión de mujeres en política es impulsada en Argentina

Buenos Aires, 15 Sep (Notimex).- Amnistía Internacional (AI) y el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género lanzaron la campaña “Mujeres a la política” para reclamar que la reforma política que debate el Congreso argentino incluya la paridad de género en las candidaturas.

Esto implicaría que la mitad de las listas de candidatos a senadores y diputados sea ocupada por mujeres, ya que siguen siendo discriminadas en todos los puestos de poder.

La iniciativa ha sido impulsada por diputadas y senadoras de todos los partidos, periodistas, organizaciones de derechos humanos y líderes sociales, entre ellos hombres que entienden que la paridad beneficia a la sociedad en general, no sólo a las mujeres.

Además de que ya logró la adhesión de decenas de organizaciones, el primer logro concreto es que el Senado de la Provincia de Buenos Aires ya aprobó el proyecto de paridad, lo que obligará a los partidos a que la mitad de sus candidaturas en las elecciones de 2017 sean ocupadas por mujeres.

Al acompañar la iniciativa de las legisladoras, Amnistía Internacional explicó en un escrito que la campaña parte de la idea de que el derecho a la igualdad y no discriminación de las mujeres es reconocido en la Constitución y en los tratados internacionales de derechos humanos.

Agregó que ello exige que se den pasos decisivos para garantizar la paridad de género en el acceso a cargos públicos, por lo que el debate sobre la Reforma Electoral que hay en el Congreso Nacional constituye una oportunidad para avanzar en ese camino.

“La integración mayoritariamente masculina de organismos gubernamentales y la histórica exclusión de la mujeres en espacios de decisión en los tres poderes del Estado son una expresión de los patrones de desigualdad en los que está estructurada la sociedad”, explicó.

El organismo añadió que la falta de mujeres perpetúa “de diversas maneras la dominación de uno de los géneros con el resultado de excluir del debate público valiosas voces y perspectivas” que, si se incluyeran, mejorarían la calidad de la democracia.

“El principio de igualdad y no discriminación obliga al Estado a promover la paridad en la conformación de espacios de poder político”, señaló al recordar que en 1952 la Convención sobre los Derechos Políticos de la Mujer otorgó estos derechos.

Más tarde, en 1985, se firmó la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra las Mujeres, misma que garantizó la igualdad de derechos, meta que no se ha cumplido en Argentina.

En 1991, el Congreso aprobó la ley que dispuso un cupo del 30 por ciento para la integración de las listas a cargos electivos nacionales, convirtiéndose en una medida pionera para mejorar el acceso de las mujeres a puestos de representación.

“Sin embargo, a 25 años de su sanción, esta norma no sólo ha operado como un techo para la participación de las mujeres, sino que además aún es vulnerada por diferentes partidos políticos, alianzas y frentes electorales”, precisó.

Pese a los incumplimientos de los partidos, advirtió, la Justicia Electoral no cumple de un modo cabal y efectivo con su función para garantizar la aplicación de la ley.

Por eso, denunció, en las elecciones del año pasado el 10 por ciento de las listas de candidatos a nivel nacional no cumplieron con el cupo de género.

“Pero además, lo que hace un cuarto de siglo fue un avance hoy es considerada una meta obsoleta cuando países como España y Francia y muchos de la región (Costa Rica, México, Bolivia, Nicaragua y Honduras) han avanzado hacia la paridad”, aclaró.

También podría gustarte