Búsqueda de oro en Arco Minero traerá miseria a indígenas venezolanos

Caracas, 22 Sep (Notimex).- El proyecto del gobierno venezolano para la explotación del oro en el denominado Arco Minero del Orinoco traerá consigo más miseria, hambre y enfermedades a los pueblos indígenas, advirtió el experto en asuntos ambientales, Pablo Guacarán.

“Las primeras víctimas del Arco Minero serán los propios indígenas, que siguen marginados de los proyectos gubernamentales”, precisó el representante de la etnia warao y catedrático de la Universidad Indígena de Venezuela (UNIV), que funciona en el sur del Estado Bolívar.

En conversación con Notimex, el también abogado dijo que a pesar de que la Constitución y la ley establecen la obligatoriedad de la consulta previa, libre e informada sobre actividades que puedan afectar el modo de vida de los pueblos originarios, el gobierno lleva este proyecto solo por su lado.

Las concesiones para la explotación minera sobre una extensión de 111.843 kilómetros cuadrados en el margen sur del Orinoco (12.2 por ciento del territorio nacional) afectan directamente a ocho pueblos indígenas: Mapoyo, Eñepá, Kariña, Arawak, Akawako, Ye’Kwana, Sanemá y Pemón.

“Ninguno de ellos ha sido consultado y sus objeciones a la minería a gran escala fueron ignoradas, a pesar de que en numerosas oportunidades hemos levantado la voz para alertar al gobierno sobre las consecuencias funestas que traerá el desarrollo del proyecto”, señaló.

Recordó que hace escasos tres años denunció y documentó ante las autoridades venezolanas la contaminación con mercurio del río Yuruani, acción que produjo el envenenamiento de varios indígenas y la muerte a una gran cantidad de peces.

Ahora teme que la intervención gubernamental y la instalación de transnacionales en el Arco Minero causen una migración masiva de los mineros ilegales y las mafias que los controlan se trasladen a las 48 comunidades indígenas que habitan en la cuenca del Caura.

Refirió que algunas comunidades indígenas han denunciado que este proyecto persigue el exterminio de los pueblos indígenas, solo que esta vez con la utilización de nuevos métodos, como el de ignorarlos y no llamarles a consulta como establece la Constitución.

“Los pueblo indígenas estamos en desacuerdo con este proyecto, ya que la minería solo ha servido para extender la miseria en el sur del Estado Bolívar, un territorio donde los niños mueren por desnutrición y enfermedades de toda índole”, dijo.