El Bronx: un infierno de la mafia en el corazón de Bogotá

0

Por Edelmiro Franco. Corresponsal

Bogotá, 31 May (Notimex).- Un centro de torturas, asesinatos, túneles, drogas, explotación sexual infantil, de indigentes, ritos satánicos, licor adulterado, calabozos para secuestrados, fue el horror que hallaron las autoridades en la calle del Bronx, en esta capital.

El alcalde mayor de Bogotá, Enrique Peñalosa, ordenó un operativo sin precedentes para desmantelar las estructuras criminales que se asentaron desde el año 2000 en un sector del centro histórico, que es conocido como la calle del Bronx, principal punto de acopio de droga de la capital colombiana.

La temible calle del Bronx está ubicada a escasas dos cuadras del costado occidental de la presidencial Casa de Nariño, y del Palacio Lievano, sede de la Alcaldía Mayor de Bogotá, en el corazón del centro histórico de esta capital.

La zona fue tomada por las mafias de droga, paramilitares y sicarios provenientes de diferentes regiones de Colombia, que hicieron durante los últimos 16 años un verdadero centro blindado del crimen, en todas sus modalidades, con la complicidad de agentes del Estado al servicio de las mafias.

El negocio de las mafias de las drogas duras al menudeo en la calle del Bronx fue estimado por las autoridades en más de un millón 500 mil dólares al mes.

Una Investigación de la Fiscalía General de Colombia comprobó que muchos de los operativos que se intentaron realizar en la calle del Bronx fracasaron, porque agentes del Estado prevenían a las mafias que operaban en el sector.

Con el lema de “mano dura contra los criminales y oferta social para los más vulnerables, los menores explotados y los habitantes de la calle”, el alcalde Peñalosa inició desde el fin de semana un operativo para recuperar el sector que ha estado en manos de las mafias de la droga, traficantes de menores, contrabandistas de armas y sicarios.

Después de cuatro meses de planeación, el alcalde Peñalosa lideró este operativo sin precedente para recuperar la zona del Bronx, con por lo menos dos mil 500 personas, entre policías, miembros de la Fiscalía General, militares, y trabajadores sociales.

De acuerdo con un balance preliminar de las autoridades, se logró desmantelar a las tres bandas más grandes de narcotráfico que operaban en el Bronx, y que se hacían llamar “gancho Mosco”, “gancho Manguera” y “gancho Payaso”.

Durante el operativo se encontraron “200 menores de edad que al parecer eran explotados sexualmente y quienes quedaron bajo protección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF)”, reportó la Fiscalía General de la Nación.

En el momento del registro se identificó, al interior de un inmueble de la zona, a un ciudadano secuestrado, que viajó desde Bucaramanga a comprar droga y fue confundido con un agente de inteligencia.

En los allanamientos además se incautaron armas, licor adulterado, alucinógenos y máquinas ilegales tragamonedas, un túnel de más de 200 metros, por donde movilizaban drogas, armas y secuestrados.

En el sector habían “calabozos donde retenían a la gente, hacían los secuestros y utilizaban perros para torturarlos, tenemos información que los herían y que prácticamente los echaban a los perros para que se los comieran vivos”, relató a la prensa Julián Quintana, uno de los funcionarios de la Fiscalía que dirige el operativo contra las mafias del Bronx.

La investigación por parte de la Fiscalía comenzó “luego del secuestro y tortura de dos investigadores de la entidad el 28 de mayo de 2015, cuando adelantaban labores de inteligencia en el mismo lugar”.

Para el subsecretario de seguridad de la Alcaldía de Bogotá, Daniel Mejía, en la calle del Bronx “nos encontramos todo lo que usted se imaginaría que es el infierno”.

También podría gustarte