Boxeador Óscar Valdez consuma sueño y es campeón mundial OMB

Las Vegas, 23 Jul (Notimex).- El boxeador mexicano Óscar Valdez hizo realidad su sueño con más facilidad de lo que esperaba, pues salió decidido a todo y noqueó en el segundo round al argentino Matías Rueda, además de quitarle el invicto y así proclamarse campeón pluma de la OMB.

En la batalla coestelar de la velada que se realizó en la MGM Grand Arena de Las Vegas, Valdez se sumó a la lista de campeones mundiales mexicanos luego de vencer a los 2:18 minutos del segundo asalto a Rueda, por nocaut técnico.

Apoyado con gritos de “¡México, México!” y de “¡Óscar, Óscar!”, el mexicano fue el primero en lastimar, luego de conectar una sólida izquierda que cimbró al sudamericano, quien desde el inicio sintió la pegada del “azteca”.

Valdez ya había mostrado su fuerza y lo ratificó en el segundo, cuando mandó a la lona a Rueda tras un gancho al hígado. El “pampero” se levantó, pero no resistió la embestida del oriundo de Nogales, Sonora.

Impactos al rostro y uno más al hígado mandaron a la lona nuevamente a la “Cobrita” y ahí se acabó la pelea, una rápida y letal demostración del mexicano, para quedarse con la victoria y mantener su invicto, ahora con 20-0, 18 por la vía rápida; Rueda se quedó con 26-1, 23 nocauts.

El dos veces olímpico mexicano lloró de emoción y celebró con su equipo, liderado por el entrenador Manuel “Manny” Robles, para reiterar que era su sueño desde niño, “desde que empecé en el boxeo soñaba con ser campeón”.

Agregó que ha trabajado muy fuerte en el gimnasio para llegar a lo conseguido esta noche, sin olvidar a toda su esquina y dejó en claro que quiere enfrentar a los mejores, uno de ellos el ucraniano Vasyl Lomachenko, monarca superpluma OMB.

Finalmente, comentó que lo realizado este día es una muestra de que el trabajo duro en el gimnasio le permitió alcanzar su sueño, y dedicó el triunfo a México y a sus compatriotas.

Antes, José Benavidez venció por decisión unánime a Francisco “Chia” Santana, con puntuaciones de 98-92, 96-94 y un inexplicable 100-90 de la juez Adelaide Byrd, tras diez giros.

También podría gustarte