Bowie hizo que fuese más aceptable ser diferente

ARCHIVO - En esta imagen de archivo del 14 de septiembre de 1995, David Bowie actúa en Hartford, Connecticut. David Bowie, el innovador y emblemático cantante cuya carrera abarcó cinco décadas, murió el domingo tras una batalla con un NUEVA YORK (AP) — Quizá no sea tan sorprendente que las búsquedas de la palabra “andrógino” se disparasen en el diccionario online Merriam-Webster tras la noticia de la muerte de David Bowie. La gente deseaba conocer mejor el significado de un término muy empleado para describir el estilo único de la estrella del rock.

Pero si bien la palabra describe con precisión el atractivo camaleónico de Bowie, hay otro aspecto relacionado con Bowie, más profundo todavía, mencionado por muchos tras la muerte del artista: la idea de que el cantante ayudó enormemente —quizá al punto de salvar vidas— a numerosos jóvenes que no estaban seguros de su identidad o de su sexualidad en una era en la que la fluidez de género estaba mucho menos aceptada que hoy.

“David Bowie le mostró a esta chica rarita de Baton Rouge que los rebeldes de género son fabulosos”, tuiteó la cantante y compositora Mary Gauthier. “Androginia=rock&roll, no (es) un motivo para suicidarme”.

Gauthier, de 53 años, explicó en una entrevista que había descubierto el famoso personaje de Bowie Ziggy Stardust —una estrella del rock alienígena, con cabello rojo y ambigüedad sexual— en su álbum de 1972 “The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars” cuando tenía 14 o 15 años. “Era muy consciente de que era una rebelde de género”, explicó. “Ser andrógino no quedaba bien en Baton Rouge en 1974 o 1975. Andaba con gente fuera de lo normal. Bowie les dio esperanza, me dio esperanza”.

“Creo que su obra salvó a miles de chicos con diferencias de género”, afirmó Gauthier. “No era una cuestión de lo que dijera o argumentara, era una cuestión de cómo se veía. Puede que fuera un espectáculo, pero era auténtico”.

“Nos demostró que había un mundo más grande ahí fuera”, dijo Gauthier.

Bowie murió el domingo a los 69 años, tras 18 meses de lucha contra un cáncer que no se había hecho pública. Al día siguiente, en muchos lugares se decía que Bowie hizo que quienes se sentían diferentes fuesen más aceptados.

Una de las que experimentó esa sensación fue Madonna, que habló sobre la imagen andrógina de Bowie y cómo había sido una ayuda para ella cuando era joven.

“Nunca sentí que encajara durante mi adolescencia en Michigan”, escribió en Facebook la estrella del pop. “Como un bicho raro o un monstruo. Fui a verle en concierto… Después nos descubrieron y estuve castigada todo el verano. No me importó. Ya tenía muchos de sus discos, y me inspiró mucho la forma en que jugaba con la confusión de género. Era tanto masculino como femenino. Divertido y serio. Astuto y sabio”.

Por su parte, la actriz Evan Rachel Wood escribió en Twitter que Bowie “siempre me hizo sentir menos sola en este loco mundo”. Y el cineasta Guillermo del Toro tuiteó que “Bowie existió para que todos nosotros que no encajábamos supiéramos que una anomalía era algo precioso. Cambió el mundo para siempre”.

Como muchos señalaron, no se trataba de la propia orientación de Bowie. A lo largo de varias décadas hizo un par de declaraciones contradictorias sobre su sexualidad, pero el artista, que tuvo dos hijos, llevaba más de veinte años casado con su esposa Iman cuando murió y antes había estado casado con una modelo y actriz. La cuestión era la sensación de liberación que dio a otros.

“David Bowie siempre tendrá un lugar especial en los corazones de muchas personas LGBT”, dijo en un correo electrónico Sarah Kate Ellis, directora ejecutiva y presidente de GLAAD, empleando un acrónimo para referirse a homosexuales, bisexuales y transexuales. “Era una luz para aquellos que se sentían alienados por su identidad de género u orientación sexual, ayudó a muchos a comprenderse y aceptarse a sí mismos, desafió constantemente las normas de género y demostró que ser diferente no sólo está bien, (sino que) es algo de lo que se debe estar orgulloso”.

Gauthier, la cantante, señaló que el mensaje básico de Bowie no tenía nada que ver con la orientación sexual.

“Todo gira en torno al género”, manifestó. “Hizo trizas la idea binaria del género –de que se es hombre o mujer– y creó algo intermedio. Nos mostró cómo se ve un hombre con un vestido de mujer, y fue algo hermoso. Se percibía una cierta feminidad interior, pero al mismo tiempo era masculino”.

Era un ser marginal perfecto, agregó. De hecho, daba la impresión de que era un extraterrestre por su aspecto etéreo.

“Pero era MAS que humano”, opinó Gauthier, “y no menos que humano. Esa es una diferencia importante”.