Boricua Espinal cae en lucha estilo libre en Río

RIO DE JANEIRO (AP) — Nació en República Dominicana pero dice que es ciento por ciento boricua. De chico, enfrentó el racismo en Estados Unidos peleando contra los que lo discriminaban. De adulto, encara a los que cuestionan su nacionalidad y lucha para representar orgullosamente a Puerto Rico en los Juegos Olímpicos.

El puertorriqueño Jaime Espinal perdió el sábado en su primer combate en la lucha estilo libre de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y ahora buscará el camino a la medalla de bronce en el repechaje. Espinal, medallista de plata hace cuatro años en Londres, cayó 5-2 ante el turco Selim Yasar en los octavos de final de la categoría de los 86 kilogramos. Su próximo rival será al cubano Reineris Salas.

“Para mi país, yo era una de los potenciales ganadores de medalla. El país sabe que yo puedo obtener otra medalla en los Juegos Olímpicos”, dijo Espinal. “El pareo estuvo bien duro al comienzo, pero todo no está perdido. Tengo esperanza de poder luchar ahora por el bronce”.

El boricua de 31 años también ganó el bronce en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, bronce en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz 2014 y el oro en 2010 en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Mayagüez, Puerto Rico.

Espinal llegó Puerto Rico a los cinco años, cuando su madre consiguió un trabajo como enfermera tras separarse de su padre. Su primer contacto con la lucha fue en la escuela a los nueve años.

“Yo estaba en una cancha de baloncesto jugando con otro niño cuando vino un entrenador y me preguntó que si yo estaría interesado en hacer lucha. Y cuando él me dijo lucha, yo pensé que era la lucha libre, de la de las cuerdas, de las máscaras y el ring, y entonces le dije que sí”, relató. “Al tiempo me di cuenta, que ‘pérate, esto no es lo que yo pensaba’. Pero ya para entonces yo ya tenía amiguitos ahí, y el entrenador se había convertido en mi figura paterna, entonces más que el deporte, me gustó el ambiente”.

A los 12 años fue a su primera competencia internacional en Michigan, Estados Unidos.

“Me encantó la experiencia. Me monte en un avión y vi nieve por primera vez en mi vida”, recordó. “Fue una experiencia para mi inolvidable, y fue ahí donde dije: ‘yo voy a hacer lucha”’.

Espinal explica que su madre había trabajado arduamente desde niña en República Dominicana y después en Puerto Rico, y cuando encontró una oportunidad para beneficiarse de un programa que le daba ayuda a familias de escasos recursos en Estados Unidos, la tomó. Su familia se mudó a Nueva York y Espinal se sintió fuera de su ambiente. Pero lo peor, dice, fue el racismo que sufrió en una escuela en Brooklyn y que lo llevó a usar la lucha como medio de supervivencia.

“Era bien fuerte”, dijo. “Fue la primera vez que experimenté el racismo. Yo peleaba demasiado… la gente sabía que mi hermano y yo éramos luchadores y querían foguearse con nosotros. Como las peleas de nosotros eran bien entretenidas —les hacíamos llaves, los tirábamos contra las mesas— todo el mundo era como, ‘¡guao!’ Y querían probarse con nosotros”.

Un día, durante una pelea, le mostraron una cuchilla. Espinal pidió a su madre regresar a Puerto Rico, donde trabajó como entrenador de lucha desde los 16 años. Pero aun no podía representar a Puerto Rico. Necesitaba la nacionalidad estadounidense y tuvo que esperar varios años para lograrlo.

“Tenía que mi mamá nacionalizarse y ahí automáticamente yo podía conseguirlo, pero como eso es en inglés, y a ella no le interesaba aprender inglés, tuve que esperar hasta cumplir los 21 años para hacer los papeles, para a los 22 ser elegible para competir por Puerto Rico”, señaló.

Durante la ceremonia de apertura de los olímpicos de Río, la ex tenista Gigi Fernández cuestionó la decisión de que el abanderado de la delegación puertorriqueña fuese Espinal. Fernández, nacida en Puerto Rico, ganó el oro olímpico en dobles en 1992 y 1996, pero lo hizo representando a Estados Unidos, una decisión por la que fue criticada en su momento.

“Yo ya lo veía venir. No sólo de ella. Yo sabía que a todos no les iba a gustar que yo fuera el abanderado. Pero yo me crie en Puerto Rico y más puertorriqueño no puedo ser”, dijo Espinal.

La primera vez que vio el tuit de la ex tenista, Espinal se quedó atónito, sin saber qué responder.

“Lo que hice fue contestarle la pregunta que ella había hecho, que era, ‘¿mira, doble estándar, tú eres puertorriqueño o dominicano?”’, indicó. “Y le contesté que nací en República Dominicana, pero que represento a Puerto Rico con mucho orgullo, y hasta la última gota que me quede en mi cuerpo, voy a representar a Puerto Rico”.

También podría gustarte