Berlín toma el pulso al populismo de derecha en elecciones regionales

Por Olga Borobio. Corresponsal

Berlín, 17 Sep (Notimex).- El partido populista de derecha Alternativa para Alemania (AfD) continúa su fulminante ascenso, y si no hay sorpresas, mañana domingo conseguirá su entrada al décimo de los 16 parlamentos regionales del país: el de Berlín.

Aunque las encuestas lo alejan del arrollador 21 por ciento logrado en los comicios regionales de hace dos semanas en el estado federado de Meklemburgo Antepomerania, el 13 por ciento que conseguiría en Berlín, según las encuestas, no es un dato menor.

Primero, porque como capital Berlín es mucho más relevante en la política nacional, y segundo, porque constata el apoyo a una política antiinmigratoria e islamófoba en una ciudad considerada hasta ahora cosmopolita y donde tradicionalmente ha imperado un apoyo a la izquierda más tolerante.

Además, el apoyo que el AfD resta a otros partidos podría complicar la formación de gobierno.

Según un reciente sondeo de la encuestadora Civey para el diario Tagesspiegel, ya no bastaría una coalición a dos bandas para gobernar la ciudad-estado, sino que serían necesarios tres partidos.

Actualmente, Berlín es gobernada por una coalición de socialdemócratas, con mayoría, y democristianos, como socio minoritario.

Pero según los sondeos, la opción más probable que se vislumbra es una coalición socialdemócrata con la Izquierda y los Verdes, por lo que la Unión Democristiana (CDU) de la canciller federal Angela Merkel quedaría fuera.

La encuesta prevé una nueva victoria del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) con el 21.4 por ciento de los votos, pero ello supondría que perderían casi siete puntos respecto a los anteriores comicios de 2011.

También pierde la CDU, que se prevé alcanzará sólo el 17.4 por ciento de los votos, frente al 23.3 por ciento de 2011, con lo que sería superada por los Verdes, que aumentarían su apoyo del 17.6 por ciento de las pasadas elecciones a 18.8 por ciento.

La Izquierda (el partido de los postcomunistas del este) quedaría en cuarto sitio con el 16 por ciento de los votos, un importante incremento respecto al 11.7 por ciento de 2011, de acuerdo con las encuestas de intención de voto.

Los populistas del AfD entrarían al Parlamento con el 13 por ciento de los votos, seguidos por el Partido Democrático Libre (FDP), que reviviría con un 5.9 por ciento tras quedar fuera de la cámara en 2011, cuando sólo logró el 1.8 por ciento de los apoyos.

A cambio, el Partido Pirata no entraría en la cámara: ya que tras el 8.9 por ciento de los votos alcanzado en 2011, se quedaría con apenas un 3.4 por ciento, sin superar la barrera del 5.0 por ciento.

El alcalde berlinés, el socialdemócrata Michael Müller, que vuelve a ser cabeza de lista del partido, consideró que un voto de entre 10 y 14 por ciento para el AfD “sería un signo interpretado en todo el mundo como el renacimiento de los nazis en Alemania”.

En un mensaje en Facebook, Müller alertó sobre la importancia del ascenso del AfD en Berlín, que al fin y al cabo no es “cualquier ciudad”, sino que “pasó a ser de la capital de Hitler y la Alemania nazi a un faro de libertad, tolerancia, pluralidad y cohesión social”.

Pero el cabeza de lista de la AfD en Berlín, Georg Pazderski, consideró esas declaraciones “incendiarias” al considerar que el alcalde está descalificando a sus votantes e insultándolos de ser nazis.

“Al señor Müller se le han acabado los últimos argumentos si recurre a llamar nazis a cientos de miles de electores”, dijo Pazderski en declaraciones a Tagesspiegel.

Los socialdemócratas han manifestado por su parte sus preocupaciones y dudas por la posible falta de movilización de sus votantes. “Hay que tomar muy en serio a la CDU y al AfD, que están movilizados al máximo”, señaló el jefe de campaña del SPD, Frank Strauss.

El SPD gobierna la ciudad estado pero la oficina de salud y temas sociales (Lageso) está en manos de la CDU, lo que ha facilitado las acusaciones mutuas.

Además, el hecho de que las encuestas consideren probable que no se pueda reeditar la coalición CDU-SPD ha hecho que los democristianos se hayan visto más dispuestos a criticar abiertamente a sus socios de coalición.

Merkel también se ha involucrado en la campaña de Berlín apoyando al candidato de su partido, el senador Frank Henkel, y lanzando duras críticas al alcalde socialdemócrata Müller por su política de refugiados, tema que ha marcado últimamente los comicios en Alemania.

Desde que su partido cogobierna, “Berlín ha mejorado”, dijo Merkel al Tagesspiegel, citando como ejemplos la construcción de nuevas casas, infraestructuras y considerables esfuerzos para mejorar la seguridad interna gracias el responsable del interior, el cabeza de lista Henkel.

También podría gustarte