Belleza escultórica de Antonio Canova llega al Museo de San Carlos

* El recinto capitalino exhibe 50 piezas entre esculturas, grabados y fotografías

México, 6 Jul (Notimex).- Por primera vez en México se exhibirá la obra de uno de los escultores italianos más prominentes de los siglos XVIII y XIX, quien llevó a la perfección los principios de la estética grecorromana: Antonio Casanova (1757-1822).

La exposición “Sensualidad y Belleza. Antonio Canova & Mimmo Jodice” se presentará a partir de hoy en el Museo Nacional de San Carlos (MNSC), en coordinación con el Instituto Italiano de Cultura.

En conferencia de prensa, Marco Marica, agregado cultural de la embajada de Italia en México, señaló que la serena belleza escultórica de Canova será acompañada por la lúcida fotografía del artista napolitano Mimmon Jodice, cuya obra retrata los modelos clásicos del maestro decimonónico.

La colectiva está integrada por más de 50 obras entre escultura, grabados y fotografías. Destaca una serie de yesos, en su mayoría bustos y que a decir de Marco Marica, representan una etapa preliminar a la creación de la escultura de Canova.

También destaca la fotografía de Jodice, artista de la lente italiano, poco conocido en México, y quien retrató las esculturas de Casanova itinerando por varios museos.

“Jodice comenzó en la década de los 60 como fotógrafo de vanguardia y lentamente se dirigió a otros aspectos y en los años 80 investigó sobre el Mediterráneo y sus mitos, por ende, los mitos clásicos y a través de ese recorrido se acerca a Canova y decide hacer un proyecto del artista, visitando museos donde se exhibe la obra del escultor para retratarla y reinterpretarla”, detalló.

La muestra, dijo Marica, es un dialogo entre dos artistas italianos que vivieron en siglos diferentes, que están en la búsqueda de algo en común: la belleza ideal.

Al respecto, Carmen Gaitán, directora de Museo Nacional de San Carlos, adelantó que los visitantes podrán apreciar la “herencia de la tradición grecolatina, porque tenemos la presencia de un escultor de cuna humilde, pero con un talento notable que comenzó siendo un dibujante y ese dibujo lo llevo a la perfección”.

De acuerdo con el recinto capitalino, el prestigio alcanzado por Canova, hizo posible que realizara numerosas esculturas para Catalina la Grande y Napoleón Bonaparte y de quien se exhibe un busto.

También menciona que el artista encarnó los ideales iluministas apoyados en el racionalismo heredado de fines del siglo XVII, cuyo objetivo fue combatir el dogma religioso. El gusto científico por el arte y la cultura dio como resultado la creciente proyección de la comunidad académica del momento, por el rescate y la excavación del patrimonio grecorromano.

De esta manera, Canova fue considerado por sus contemporáneos no solo como un modelo de excelencia artística, sino como un impecable protector del patrimonio italiano, al ser director de la Academia de San Lucas en Roma e inspector general de Antigüedades y Bellas Artes de los Estados Pontificios.

También podría gustarte