Desaparece avión militar de Myanmar

Responsable militar menciona que los restos de la aeronave fueron encontrados en el mar.

 

Un avión militar de Myanmar en el que viajaban un centenar de personas ha desaparecido este miércoles cuando realizaba este miércoles cuando realizaba el trayecto entre Myeik, al sur, y Yangón, la principal ciudad de aquel país.

Los primeros restos del avión han sido hallados en el mar Andamán, lo anterior ha sido confirmado por France Presse, un oficial de la Fuerza Aérea.

Hemos encontrado piezas del avión accidentado en el mar, a 218 kilómetros de la ciudad de Dawei“, así lo ha declarado Naing Lin Zaw, de las Fuerzas Armadas.

Se ha desplegado un operativo por aire y por mar para encontrar el dispositivo.

La comunicación se perdió de forma repentina alrededor de las 13.35 (9.05, hora peninsular española), cuando (la aeronave) estaba unos 32 kilómetros al oeste de la localidad de Dawei“,  ha informado la oficina del comandante en jefe del Ejército en un comunicado. “Creemos que ha sido un fallo técnico. Las condiciones meteorológicas son buenas en la zona“, ha explicado una fuente aeroportuaria.

Un funcionario de Myeik ha informado a fuentes de información que en el avión se encontraban a bordo 105 personas.

France Presse ha informado una diferente cifra, mencionando la cifra de 90 pasajeros, que se desglosan entre militares y sus familiares, además de 14 miembros de su tripulación.

Son al menos seis barcos de la Marina y tres aviones los que participan en una operación de búsqueda y rescate de posibles sobrevivientes.

El avión es de fabricación china, siendo un Y-8 200F entregada a las Fuerzas Armadas birmanas en marzo de 2016 y con 809 horas de vuelo, desapareció del radar apenas media hora después de haber despegado.

Los vuelos militares y comerciales birmanos son propensos a sufrir diversos accidentes durante sus vuelos. Solo en febrero del 2016, cinco personas perdieron la vida en el accidente de otro avión militar que se dirigía a Naipyidó, capital de Myanmar.

También podría gustarte