Ausencia de fármacos afecta a pacientes con Parkinson en Venezuela

Caracas, 6 Oct (Notimex).- El principio activo para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson, conocido como carbidopa-levodopa, permanece ausente en el mercado farmacéutico venezolano desde mediados de 2015, aseguró un médico neurólogo.

“Esta situación reviste suma gravedad, ya que el Parkinson es la segunda enfermedad con más frecuencia en Venezuela, después del Alzheimer”, precisó Samuel Prosperi, presidente la Asociación de Ayuda al Paciente con Parkinson (AAPP).

En diálogo con Notimex, el especialista señaló que son tres las medicinas que se requieren para tratar la enfermedad del Párkinson (Madopax, Mirapex y Stalevo), pero que ninguna de estas se consigue en las redes comerciales de farmacias.

Destacó que según cifras que maneja la asociación que preside en Venezuela existen unas 200 mil personas con esta enfermedad, quienes han debido suspender el tratamiento ante la ausencia de fármacos. Esta situación los expone a graves riesgos, alertó.

“Estos medicamentos tienen más de 15 meses sin ser distribuidos por las farmacias de alto costo adscritas al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), mientras que en el mercado privado éstas oscilan entre 30 y 70 dólares, cuando se consiguen”, explicó.

El especialista describió la enfermedad de Párkinson como “una parálisis agitante”, un trastorno cerebral que ocasiona pérdidas en las capacidades psicomotrices de manera crónica, como consecuencia del deterioro de neuronas y suele aparecer después de los 50 años de edad.

“Las personas afectadas tienen mayores dificultades para practicar actividades psicomotrices, que van desde caminar hasta tomar un objeto”, precisó.

Adicionó que junto a las complicaciones de la enfermedad sobresalen estados depresivos que requieren el uso de pramipexol ER, el “único agonista de la dopamina que incide sobre estos trastornos, pero un fármaco que tampoco se consigue en el mercado”.

Dijo que aún cuando la enfermedad es irreversible los pacientes pueden vivir bien mediante una combinación de actividades y tratamientos que ayudan a controlar los síntomas de la enfermedad, “Sin embargo faltan los medicamentos requeridos para ello”.

Señaló que los médicos se encuentran de manos atadas, ya que las medicinas para tratar esta enfermedad desaparecieron en los inventarios farmacéuticos y los pacientes comienzan a sufrir los efectos negativos de la suspensión del tratamiento.

Finalmente dijo que si al gobierno le es imposible importar estos medicamentos por falta de divisas, entonces que active los mecanismos de ayuda humanitaria para que los mismos puedan ingresar al país sin problemas, ya que el país los requiere con urgencia.

Debido a las deudas comerciales y la falta de dólares, los mercados y farmacias venezolanos están desbastecidos desde hace al menos tres años, algo que se agravó por la caída de los ingresos petroleros.