El arte de comunicarnos en la oficina

La acción de la comunicación influye en las relaciones sociales e interactúa en diversos ámbitos de la vida de un individuo. El punto de partida de la conectividad familiar y laboral, está regido por un encuentro; una conversación.

Conversar requiere dos o más personas que comparten conocimientos y experiencias. Este diálogo que se presenta entre padres e hijos, amistades, maestro con estudiante, parejas sentimentales y lazos con colegas. La oficina reúne distintos ideales que una vez hacen conexión, traerá alianzas.

Esa comunicación en el ámbito laboral, en repetidas oportunidades no se hace de manera efectiva y suele causar un ruido en las comunicación interpersonal. La fricción que rompe el vínculo de la conversación.

Comunicarse en la oficina es un arte que se practica día tras día y aumenta cuando un ser humano se muestra como su configuración biológica: humano. La convocatoria a esa vacante en un empresa nació de un diálogo, del momento que redactó una charla; la interacción social con otros.

La lista de acontecimientos importantes relata que ese grupo de amigos que se ve el fin de semana, inició con comunicación y conversación. La oportunidad de trabajo que es el presente en una oficina, también nació de otra conexión. Desde el momento que esto se hace consciente, se abre el horizonte del poder que transforma y repara; del valor de la comunicación humana.

Entablar el diálogo matutino con los compañeros del trabajo, actuará como terapia para uniser en pro del éxito personal, colectivo y así de los objetivos de la compañía. Desde el contacto al iniciar la jornada, ese contacto que surge en la cafetería, las horas de pausa para alimentarse, traerán consigo una oportunidad de ampliar el canal de la comunicación que de seguro dará frutos.

Información de contacto: www.mypresszone.com.mx

También podría gustarte