Arribo al Salón de la Fama llegó en su debido momento: “Lupe” Pintor

México, 26 Jun (Notimex).- Para el ex boxeador Guadalupe Pintor, su ingreso al Salón de la Fama del Boxeo Internacional de Canastota, Nueva York, llegó en el momento adecuado, por lo que se encuentra agradecido con la vida, con Dios y orgulloso de ser un mexicano más en dicho lugar.

Aunque su entronización al recinto de los inmortales ocurrió el pasado 12 de junio, “Lupe” Pintor aún luce emocionado cuando habla de su llegada a Canastota, Nueva York, y orgulloso presume el anillo que lo acredita como miembro del Salón de la Fama.

“Estoy muy contento, agradecido con Dios, con la vida, el destino ya me llevó a este espacio tan importante donde hay gente muy selecta, creo que es la recompensa al trabajo, esfuerzo, disciplina y estoy más que agradecido, muy orgulloso de ser un mexicano más que entra en este recinto del boxeo”, dijo.

En entrevista con Notimex, quien fuera campeón mundial gallo y supergallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) se declaró feliz de haber ingresado al inmueble en el momento preciso y recibir el homenaje en vida.

“Creo que todo es en su debido momento, estoy vivo y lo recibo en esta oportunidad y creo que Dios nos da la oportunidad a cada quien, creo que hoy fue mi momento, mi tiempo”, añadió “Lupe”, quien “se reúne” con dos de las personas que más influyeron en su carrera: Arturo “Cuyo” Hernández y José Sulaimán.

“Estoy muy agradecido con ellos, muy importantes en mi vida como mi manager ‘Cuyo’ Hernández, que dirigió toda mi carrera profesional, y con José Sulaimán, que me dio la oportunidad de pelear por un título mundial, y orgulloso de ser un mexicano más ahí, de haber representado a mi país, mi gente, mi raza”.

El “Grillo de Cuajimalpa” conquistó el título gallo tras vencer a Carlos Zarate en junio de 1979 en Las Vegas, Estados Unidos, el cual defendió ocho veces; y en agosto de 1985 se proclamó monarca supergallo al imponerse a Juan Meza.

“Hice una campaña muy importante como campeón, nunca rehuí a ninguno de mis retadores, coreanos, japoneses, argentinos, a todos les pude ganar, en los supergallos fue la única vez que me noquearon, pero fue ante un gran campeón (Wilfredo Gómez), para mí de los mejores que enfrenté, me siento orgulloso que esa pelea está entre las mejores”.

“Lupe” Pintor, quien puso fin a su carrera en 1986, aunque regresó en 1994 para hacer siete peleas más, cinco de esas derrotas, dedicó su ingreso al Salón de la Fama a su familia, esposa, hijos, amigos y afición, “me siento muy orgulloso y agradecido con la vida y Dios de ser un mexicano más ahí”.

Esa llegada al recinto lo compromete todavía más a seguir colaborando para que el pugilismo mexicano crezca, ya sea como entrenador o mánager, “vamos a seguir en esto, con la idea de llevar jóvenes a ganar un título mundial, que la juventud de México haga deporte y de alguna manera serán mejores mexicanos”.

También podría gustarte