Arranca nuevo modelo pedagógico de Conafe para simplificar aprendizaje

Por Javier A. Martín. Enviado

Actopan, Hgo., 19 Ago (Notimex).- Materias como Lenguaje y Comunicación, Pensamiento Matemático, Exploración y Comprensión del Mundo Natural, Exploración y Comprensión del Mundo Social y Participación Comunitaria forman parte del nuevo modelo pedagógica del Conafe, que se implementa en esta región montañosa de la entidad.

El Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) reparte en el país más de siete millones de paquetes escolares para alumnos de educación básica de preprimaria, primaria y secundaria, las cuales contienen el Libro Único para Aprender a Leer, Escribir y Contar y cinco guías llamadas Unidades de Aprendizaje Autónomo.

Esta iniciativa es para reducir los libros y materiales de trabajo que anteriormente utilizaban los alumnos y promueve el acercamiento a una bibliografía académica multidisciplinaria, como parte de un enfoque de aprendizaje autónomo que cambia el concepto de éxito personal por desarrollo comunitario.

Este cambio en la cultura escolar privilegia la solidaridad, no sólo en los alumnos, sino en una cadena social que involucra a padres de familia, tutores, asesores comunitarios, alumnos multinivel, y a la comunidad en sí, afirmó en entrevista la lideresa educativa, Sissianeli García.

Originaria de Teofani, localidad ubicada en el municipio de San Salvador, la “Miss Sissi”, como le dicen sus alumnos, actualmente habita en la pequeña comunidad de Paraje, en Actopan, donde imparte clase a ocho alumnos de la secundaria “Benito Juárez”.

La escuela está enclavada en la parte montañosa de Actopan, donde los alumnos llegan a sus cursos de preprimaria, primaria y secundaria, en grupos de hermanos y amigos, tras caminatas de hasta 45 minutos por veredas que cruzan lo alto de los valles.

Al hablar de su experiencia de cuatro años como Líder Educativa Comunitaria, Miss Sissi reflexiona sobre lo afortunada que fue en ir a una escuela cerca de su casa, tener una banca apropiada en el colegio, y adquirir con relativa facilidad infinidad de cosas, porque en Paraje “veo que son un lujo más que una necesidad”.

“Que padre que podamos venir a compartir lo que sabemos con los demás, es una forma de ayudar a los alumnos, de enseñarles cosas que se van transmitiendo incluso a los papás, quienes en ocasiones no cuentan con estudios y eso es una oportunidad”, expuso.

El compromiso de Sissi es representativo del esfuerzo y dedicación de los 72 mil instructores y promotores educativos que atienden a más de 320 mil niñas y niños de poblaciones mestizas, indígenas o migrantes, así como a los más de 460 mil menores de 4 años de educación inicial.

En la primera semana del ciclo escolar 2016-2017 ya se implementó el Modelo Pedagógico Aprendizaje Basado en la Colaboración y el Diálogo (ABCD), diferente a “Dialogar y Descubrir”, el anterior programa de aprendizaje del Conafe.

Cuestionadas sobre las diferencias, las alumnas del centro educativo “Benito Juárez”, Alma Areli Moreno y Abigail Acosta, de 13 y 12 años, respectivamente, señalan que con el ABCD ya no llevan tantas materias, pero que las que toman las profundizan.

Esto se debe a que este modelo pretende romper los paradigmas del aprendizaje, y fija el fin de cada ciclo pedagógico a la comprensión cabal de cada tema, nivel y unidad, con mayor relevancia en los temas de lectura y comprensión, escritura, investigación y lógica matemática.

La belleza natural de Paraje contrasta con las condiciones de austeridad de una veintena de familias que habitan en el lugar, y suplen la carencia de agua potable con acarreo de agua de manantial, y la falta de tendido eléctrico con celdas solares.

La escuela “Benito Juárez” cuenta con dos aulas, cada una equipada con celdas fotovoltaicas que producen energía hasta para cinco horas cada día, con las que se enciende un par de veces por semana una computadora y una impresora que auxilian en las labores de aprendizaje.

También hay una cancha rústica que se inunda en temporada de lluvias y un huerto con papas, chiles, frijol, maíz y lenteja que son sembrados por los alumnos como parte del estudio de la guía “Exploración y Comprensión del Mundo Natural”, que permite el aprendizaje autónomo (no instruccional).

Una vez que el huerto da fruto los alumnos se llevan la cosecha a casa, con lo que aportan diversidad a las viandas familiares, y ello, en opinión de los padres de familia, también forma parte de un aprendizaje con enfoque social.

NTX/JMG/GPG/VGT/EDU16

También podría gustarte