Arqueólogos rescatan petrograbados en los Altos de Jalisco

México, 14 Jul (Notimex).- Arqueólogos e investigadores del Colegio de Michoacán (Colmich) junto a la población del municipio de Jesús María, en la región de los Altos de Jalisco, rescataron 669 petrograbados con el objetivo de preservarlos.

Los investigadores Rodrigo Esparza López, Francisco Rodríguez Mota y Mario Rétiz García trabajan desde hace cuatro años en el registro de las manifestaciones gráficas rupestres que se encontraron en las cercanías de la presa de la Luz.

El proyecto se enfoca en la conservación y difusión del patrimonio cultural y natural de la región, por lo que involucra a la población de Jesús María en el rescate de la presa, la recuperación de los petrograbados y acciones de concienciación sobre la importancia de preservar las huellas de la cultura mesoamericana.

Esparza López refirió que esta investigación inició luego de que en 2012 se encontró el sitio arqueológico de Jesús María, el cual llamó la atención la representación de calendarios solares que tienen una relación intrínseca con la cultura teotihuacana.

“Al ver que la presa no tenía mantenimiento desde hace más de 50 años, se me ocurrió hacer un proyecto, no solo de rescate del patrimonio cultural sino también el rescate de la presa porque estaba en muy malas condiciones”, indicó el investigador en una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Con el apoyo de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial del estado de Jalisco, del Colmich y del Ayuntamiento de Jesús María, se puso en marcha el proyecto integral de limpieza y recuperación de la presa de la Luz.

“Consideramos que el patrimonio cultural siempre tiene un contexto fisiográfico y cultural; entonces no podíamos hacer ninguna investigación si no nos fijamos, a la vez, en el contexto que se encuentra en la actualidad en este sitio arqueológico”, comentó Esparza López.

Uno de los objetivos de estas investigaciones también buscan estrategias para ayudar a las poblaciones cercanas para que sean ellas las que cuiden su propio patrimonio a lo largo del tiempo, mencionó el investigador.

Respecto a los hallazgos, el doctor explicó que los trabajos que realizan para el registro de las manifestaciones gráfico-rupestres cuentan con el permiso del Consejo de Arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Hasta el momento realizaron tres temporadas de trabajo de campo en las que contabilizaron 669 petrograbados en el sitio, una cantidad considerable que puede ubicar a la región como el segundo sitio más importante de petrograbados en el estado de Jalisco.

El académico señaló que desconocen con exactitud el periodo en que fueron realizados y los rasgos culturales que podrían relacionarse, pero algunos autores sostienen que pertenecen a la cultura del Bajío (400 a 900 d. C.), en el territorio de lo que ahora es Guanajuato, parte de los Altos de Jalisco y Querétaro.

Además, añadió que encontraron cuatro pecked cross, que son representaciones en piedras o en el suelo con patrones en forma circular atravesado por líneas que forman una cruz, las cuales tienen semejanza a los teotihuacanos y que pueden atribuirse a la observación de fenómenos celestes.

Esparza López afirmó que este trabajo se enfrenta a diversos retos, entre ellos, que la población desconoce el valor del patrimonio cultural del lugar, por lo que con este proyecto se les pretende acercarla más a los vestigios de la zona.

También podría gustarte