Arizona, ahora contra la ciudadanía automática de los hijos de inmigrantes

Legislador estatal John Kavanagh y la representante opositora, Anna Tovar.. (AP)

Legislador estatal John Kavanagh y la representante opositora, Anna Tovar.. (AP)

El proyecto de ley fue presentado el jueves después que Arizona adoptó el año pasado la ley más estricta de país para hacer cumplir a nivel estatal las normas de inmigración.

El representante John Kavanagh, quien presentó la iniciativa, dijo que la meta no es que cada estado de la nación promulgue dicha ley, sino llevar la disputa a las cortes con la esperanza de reducir los costos asociados con otorgar la ciudadanía automática.

El fin es lograr que un tribunal dictamine que un niño nacido en Estados Unidos sólo es ciudadano estadounidense si alguno de sus padres es ciudadano estadounidense o inmigrante legal.

“El resultado de eso es que de inmediato adquieren el derecho a todos los beneficios, desde seguridad social hasta el queso, lo que aumenta el costo para los estados”, dijo Kavanagh. “Y más allá de eso, es irresponsable dar la ciudadanía con base en la localización de uno en el GPS al momento de nacer”.

Es la segunda vez este año que los legisladores estatales han puesto en entredicho la 14ta Enmienda de la Constitución federal. Una propuesta similar fue presentada la semana pasada en la asamblea del estado de Indiana. Otros 10 o 15 estados podrían presentar medidas parecidas este año.

Los partidarios de la iniciativa argumentan que la 14ta enmienda especifica que la ciudadanía está garantizada a las personas nacidas en Estados Unidos que están “sujetas a la jurisdicción” del país, por lo que no es válida para los niños de inmigrantes ilegales porque dichas familias no son leales sólo a Estados Unidos.

Críticas por inconstitucional

Los oponentes afirman que la propuesta será declarada anticonstitucional. El representante demócrata Daniel Patterson, detractor de la iniciativa, dijo que la medida generará demandas y distraerá al estado de asuntos como mejorar su golpeada economía. Además, dijo, no ayudará a la imagen de Arizona.

“Iniciativas de ley como esta (…) sólo van a acabar en la corte y generar costos de litigio y aumentarán nuestra mala reputación como un estado medio loco”.

El senador Ron Gould, quien propuso una iniciativa similar en el Senado, rechazó las acusaciones de que la medida sea racista. “No es un asunto racista, es un asunto legal”, dijo Gould. “No me importa si vienen de Escocia y están aquí ilegalmente o si son de México y están aquí ilegalmente. Si son ilegales, no merecen estar aquí”.

Kevin Johnson, profesor de leyes en la Universidad de California en Davis, dijo que es muy poco probable que la propuesta tenga éxito en las cortes. “No veo cómo un estado pueda eliminar algo garantizado por la Constitución de Estados Unidos”, dijo.