Andarín Ever Palma con objetivo de estar dentro de las ocho mejores

México, 15 Jul (Notimex).- Ever Palma quiere enmendar errores y se aferra a competir con la cabeza fría en los 20 kilómetros de caminata en los Juegos Olímpicos Río 2016, para cumplir su objetivo de quedar entre los ocho primeros lugares.

Palma, quien nació el 18 de marzo de 1992, en Zitácuaro, Michoacán, pagó su novatez en Londres 2012, donde a los 19 años, dice, se quiso comer el mundo, falló en la estrategia y finalizó en el puesto 46 con registro de una hora, 26 minutos y 30 segundos.

Los 10 años que lleva de andarín y los golpes que le ha dado la competencia, lo han hecho madurar, por lo cual ahora está más ilusionado por asistir a sus segundos juegos veraniegos.

“Estoy muy ilusionado y a la vez muy comprometido con el país y con toda la gente que me ha apoyado durante todo el trayecto de Londres hacia acá, principalmente con la Secretaría de la Defensa Nacional que me ha apoyado muy bien y creo que los buenos resultados vienen con el trabajo duro”, expresó.

Para el 12 de agosto, día de la prueba, comentó que es todo un ritual, “mantenerse tranquilo, el dormir bien la noche previa y el que la prueba sea a las 14:30 horas me permite tener tiempo para descansar bien y pensar muy bien la estrategia”.

Agregó que su táctica será de ir de menos a más y soportar los cambios de ritmo que va a tener. “Es mantenerme en el grupo, evitar fugas y es que a mí, de repente, me gana mucho la emoción y si me siento bien me voy (adelante), pero esta vez es tener la cabeza fría y tener pensamientos de cerrar al final”.

Compartió que los últimos ocho o seis kilómetros serán interesantes, “por si ven la prueba (por el televisor) no se desesperen si en los primeros kilómetros no vamos adelante (del grupo)”.

Su resultado ideal es un top ocho y más al recordar que hace cuatro años quedó en la posición 46 y por ello siente una espina clavada. “Me quedó muy marcada esa experiencia. Fue muy mala esa experiencia”.

Recordó que llegó demasiado novato, “cuando califiqué tenía 19 años, pues, entonces imagínate, quería comerme el mundo, pero sin mucha experiencia me cobró facturas”.

También podría gustarte