Anciano de casi 90 años canta con pasión en la calle para mantenerse

Por Lucía Lizárraga Castro. Corresponsal

Guadalajara, 29 Ago (Notimex).- En cualquier parte del centro de esta ciudad, sobre todo en el área del Mercado San Juan de Dios, que es el punto que congrega el mayor número de personas, se instala Don José García Ramírez en un banquito, pone un sombrero frente a él para recibir dinero y canta a todo pulmón música ranchera.

Vestido de charro y con la mejor actitud, Don José, de 89 años de edad, tiene como trabajo cantar, muchas personas solamente le arrojan una moneda, otras se paran a escucharlo para admirar la fuerza y pasión con la que este tierno anciano interpreta las canciones.

“Tengo 40 años cantando en el centro de Guadalajara, a veces en un lado, a veces en otro, pero me gusta mucho este lugar”, afirmó José García, quien recordó de joven se dedicaba también al comercio. “Vendía de todo, cosas ambulantes, hasta pan”, recalcó.

Aseguró que no le cansa estar sentado en un banquito, incluso indicó que llega entre ocho y 10 de la mañana. “Empiezo mi trabajo tempranito, todos los días, y me voy casi siempre tarde a las dos o tres de la tarde, no dejo de cantar esas horas”, dijo.

Originario del municipio jalisciense de Ixtlahuacán del Río, este tierno anciano destacó que su crianza fue en Guadalajara porque sus padres lo trajeron aquí junto a otros tres hermanos que ya fallecieron.

“No tengo hijos, nunca fui casado, no tengo hermanos, fuimos cuatro, uno de mis hermanos murió en Mexicali y yo quede nomás, vivo solo y hago lo que más me gusta que es cantar y aparte es mi trabajo”, destacó.

Reiteró que su trabajo es cantar y lo hace con mucho entusiasmo porque le gusta, la música siempre le ha hecho vivir.

“Cuando mi padre me llevaba a la barranca se iba atrás de mí con sus amigos y yo me adelantaba para cantar fuerte, nací con la música por dentro como dicen y la música ranchera es la que me gusta”, resaltó.

También comentó que nunca intentó cantar con algún grupo de mariachi porque consideró que cantar solo en las calles era su forma de vivir, y ahora después de más de cuatro décadas haciéndolo piensa que seguirá cantando hasta que le sorprenda la muerte.

“Hay días que gano muy bien, otros días más de cien pesos, no saco mucho cuentas porque gasto en una cosa en otra, pero me gusta andar donde quiera, claro cantando que es lo que más me gusta”, acotó.

También podría gustarte