Analizan en estudio el uso adecuado de fármacos hipertensivos

México, 18 Jul (Notimex).- Ante la falta de información sobre el número de personas con hipertensión arterial y de los fármacos que utilizan, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dio a conocer el primer estudio sobre uso de hipertensivos.

En un comunicado, expuso que en México esta enfermedad es la séptima causa de muerte específica y más de 31 por ciento de la población la tiene, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012.

Señaló que un mal control de esta patología se asocia a 11 por ciento de los casos de enfermedad isquémica (que provoca 59 mil 579 defunciones al año) y a seis por ciento de la cerebrovascular (con 30 mil 212 decesos).

Como en el país se carece de un registro sistemático y completo de la prescripción, administración y cumplimiento de los diferentes medicamentos que se utilizan para este mal, Adela Alba Leonel, de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia (ENEO), desarrolló el primer estudio de esta índole.

El objetivo de su tesis doctoral “Patrones de uso de fármacos antihipertensivos en la Ciudad de México” fue obtener las respuestas a ¿quiénes son hipertensos y cuántos están controlados? ¿Qué fármacos son los más usados en el país? ¿Cuántas muertes son causadas por falta de control o uso inadecuado de antihipertensivos?

Este trabajo reveló que en el mercado hay 14 tipos de antihipertensivos, pero en el país sólo se utilizan cuatro de manera preferente.

Con la información recabada en un patrón de uso se pueden diseñar estrategias para evitar una utilización irracional de medicamentos (polifarmacia, dosis incorrectas, indicaciones inadecuadas, uso excesivo de alguna vía de administración o recetas no acordes con las directrices clínicas), explicó la universitaria.

Contar con un patrón es prioritario, pues en México la población envejece (a mayor edad, más cifras de tensión arterial), y la hipertensión arterial es una de las patologías con mayor prevalencia e impacto en la mortalidad; sin embargo, se desconoce cómo se recetan y usan los fármacos para combatirla.

Según el estudio de Alba Leonel, en México los antihipertensivos más recetados en el primer nivel de atención son: IECA (63.78 por ciento de los pacientes), betabloqueadores (26.5 por ciento), diuréticos (19.8) y ARA-II (15.8), por su eficacia y tolerabilidad del paciente.

También se estableció que de los pacientes bajo tratamiento antihipertensivo sólo 39.1 por ciento tenían la hipertensión controlada en un centro de salud; en consecuencia, más de 60 por ciento carecen de éste, lo que aumenta la probabilidad de presentar otras patologías, incluso de fallecer.

La universitaria consideró necesario que en México se realicen estudios científicos de patrones de uso para cada tipo de fármaco: analgésicos, antibióticos, antipiréticos, para evitar riesgos para los pacientes.

Faltan también investigaciones sobre farmacoepidemiología y farmacovigilancia; hay pocos artículos sobre el uso y los efectos de los medicamentos en poblaciones humanas, comentó.

También podría gustarte