Amnistía Internacional documenta crímenes de lesa humanidad en Siria

Nueva York, 18 Ago (Notimex).- El organismo Amnistía Internacional (AI) publicó hoy un informe en el que documenta los crímenes de lesa humanidad cometidos contra decenas de miles de personas en las cárceles de Siria, controladas por el gobierno de este país.

El reporte exhibe los maltratos sufridos por los prisioneros en Siria, además estimó que por lo menos 17 mil 723 personas han sido asesinadas en los centros de detención desde que comenzó el conflicto bélico en ese país, en marzo de 2011, lo que equivale a un promedio de 300 personas por mes.

Titulado “Torture, disease and death in Syria’s prisons” (Tortura, enfermedad y muerte en las prisiones de Siria), el informe se basa en testimonios de 65 sobrevivientes que describen los abusos y las condiciones inhumanas dentro de agencias de inteligencia sirias y en la prisión militar de Saydnaya.

La mayoría de estos supervivientes aseguraron que vieron morir a personas bajo custodia, y algunos dijeron que habían estado recluidos en celdas junto a cadáveres.

El director del AI para Medio Oriente y el Norte de África, Philip Luther, afirmó que los abusos suceden desde el mismo momento de la detención, durante los interrogatorios y reclusión, y que la experiencia es a menudo mortal.

Luther declaró que el gobierno sirio lleva decenios utilizando la tortura como medio para aplastar a sus oponentes, y que en la actualidad se aplica en el marco de un ataque sistemático y generalizado contra toda persona sospechosa de oposición al gobierno en la población civil.

El experto añadió que esos tratos constituyen “un crimen de lesa humanidad. Es preciso llevar ante la justicia a los responsables de estos crímenes horrendos”.

Llamó a la comunidad internacional, en particular a Rusia y a Estados Unidos, que presiden conjuntamente la conversaciones de paz sobre Siria, a dar la máxima prioridad para detener estos abusos en sus negociaciones tanto con las autoridades como con los grupos armados.

AI también pidió que todos los presos de conciencia sean puestos en libertad, que aquellos detenidos que no van ser juzgados con prontitud sean excarcelados y que se permita el acceso inmediato y sin restricciones de observadores independientes a todos los lugares de detención.

El informe destacó que el Grupo de Análisis de Datos de Derechos Humanos (HRDAG) calculó que en Siria murieron bajo custodia 17 mil 723 personas entre marzo de 2011 y diciembre de 2015, aunque la cifra real es probablemente mayor.

En los centros de detención las personas mueren de inanición; además los detenidos no reciben la atención de la salud más básica, y mueren debido a cortes infectados y uñas encarnadas, según el documento.

A muchas personas les han propinado brutales palizas, las han violado, les han aplicado descargas eléctricas y han sufrido otros actos de tortura, a menudo para arrancar “confesiones” forzadas, agregó el documento.

“Toda persona sospechosa de oponerse al gobierno sirio corre peligro. Trabajadores y trabajadoras, personas que se dedican a los negocios, estudiantes, autores y autoras de blogs, docentes universitarios, profesionales de la abogacía, la medicina y el periodismo. Personas que ayudan a sus vecinos. Activistas que defienden a grupos minoritarios”, alertó.

Muchas de las personas revelaron que las habían golpeado con mangueras de plástico, barras de silicona y palos; algunas habían sido escaldadas con agua caliente y quemadas con cigarrillos; a otras les aplicaron descargas eléctricas. tras obligarlas a estar con los pies en el agua.

Un estudiante sometido a electrocución, aseguró: “fue como si una parte de mi alma muriese (…] después de aquello, no me queda alegría ni risa”.

También podría gustarte