Amnistía Internacional denuncia uso de armas químicas en Darfur

Londres, 29 Oct (Notimex).- Amnistía Internacional (AI) acusó hoy al Sudán del Sur de usar armas químicas para matar y mutilar a centenares de civiles, incluidos niños, en la occidental región de Darfur durante los últimos ocho meses.

La organización defensora de los derechos humanos aseguró que tiene “evidencias creíbles” sobre el repetido y constante uso de armas químicas contra civiles por parte de las fuerzas armadas sursudanesas en la zona de Jebel Marra, una de las regiones más remotas de Darfur.

En un reporte difundido en su página en Internet, AI informó que realizó una investigación, que le permitió reunir “pruebas terribles” del uso de armas químicas contra civiles en los últimos ocho meses, el más reciente el 9 de septiembre pasado.

Usando imágenes de satélite, entrevistas a más de 200 sobrevivientes y análisis de expertos de decenas de atroces imágenes que muestran a bebés y niños pequeños con lesiones terribles, la investigación reveló que la zona de Jebel Marra ha sido blanco de por lo menos 30 ataques químicos desde enero pasado.

“Es difícil poner en palabras la escala y brutalidad de estos ataques. Las imágenes y vídeos que hemos visto en el curso de nuestra investigación son verdaderamente impactantes”, indicó Tirana Hassan, responsable de la oficina de Investigación de Crisis de AI.

En una de las imágenes, recordó, un niño grita con dolor antes de morir; muchas fotografías muestran niños en lesiones y ampollas. “Algunos no podían respirar y tenían vómitos con sangre”, indicó la representante de la Organización No Gubernamental (ONG).

“El hecho de que gobierno de Sudán del Sur es ahora el que repetidamente las usa contra su propio pueblo simplemente no puede ignorarse y requiere acción”, subrayó Hassan.

Con base en el testimonio de los sobrevivientes, AI estimó que entre 200 y 250 personas pudieron haber muerto como consecuencia de exposición a los agentes de armas químicas, la mayoría de ellos niños.

AI señaló que muchas de las víctimas de los ataque no tuvieron atención médica, ni acceso a ninguna medicina, por lo que sus lesiones fueron tratadas por sus familiares, usando sólo una combinación de sal, limas y hierbas locales.

Las conclusiones de la investigación están bajadas en el análisis minucioso de dos expertos en armas químicas independientes, quienes coincidieron en que a las víctimas fueron expuestas a químicos como vesicantes, azufre mostaza, lewisita o mostaza nitrogenada.

“El uso de armas químicas es un crimen de guerra. La evidencia que hemos reunido es creíble y retrata a un régimen, cuya intención es dirigir ataques contra la población civil en Darfur sin temor a represalias internacionales”, indicó Hassam.

También podría gustarte