Amanda Seyfried y Shirley MacLaine en The Last Word Educacion Media Superior transita hacia una nueva pedagogia con Modelo Educativo



Educación Media Superior transita hacia una nueva pedagogía con Modelo Educativo


3 abr
2017

10h06

  • separator
  • comentarios


Desarrollar las habilidades socioemocionales de los jóvenes para promover su desarrollo que contribuya a fortalecer el proceso enseñanza-aprendizaje es una prioridad de la Secretaría de Educación Pública (SEP) en el nuevo Modelo Educativo.

Como parte de las metas establecidas, en el ciclo escolar 2018-2019, se implementará el Marco Curricular Común (MCC) actualizado en la Educación Media Superior y para ello se capacitarán a 184 mil docentes.

Las habilidades socioemocionales son fundamentales para los jóvenes en edad de cursar la educación media superior y promover su desarrollo porque contribuye a fortalecer el proceso enseñanza-aprendizaje y a mejorar el desempeño académico.

También ayudan a reforzar la identidad y la autoestima; favorecen ambientes de sana convivencia en las escuelas; y disminuyen conductas de riesgo.

En ese sentido, se pretende robustecer 18 habilidades socioemocionales consideradas prioritarias, las cuales se clasifica en tres perspectivas: Conoce T, aborda aspectos intrapersonales como la autoestima, la autorregulación y la determinación.

Relaciona T, promueve el desarrollo de relaciones interpersonales positivas y Elige T, fomenta la toma de decisiones responsables.

Para lograr este objetivo, la SEP ha diseñado una serie de actividades a corto, mediano y largo plazos, como ampliar y actualizar la oferta de capacitación docente y directiva para contribuir al desarrollo de habilidades socioemocionales en los estudiantes y los docentes.

Incorporar estas capacidades a los rasgos del egresado y a las competencias genéricas del MCC, diseñar un documento guía para su difusión y desarrollar una plataforma virtual para compartir materiales de apoyo para los estudiantes, docentes, directores y padres de familia.

Para que una escuela favorezca la cultura del aprendizaje, destaca, es necesario contar con la normalidad mínima en la educación media superior, que es una de las acciones prioritarias en la implementación del modelo educativo y currículo actualizado.

Ello, como premisa para una educación de buena calidad y como estrategia relevante para asegurar, en los planteles las condiciones básicas para el proceso de enseñanza que permitan construir ambientes pertinentes para el aprendizaje, entornos favorables para el desarrollo integral de los jóvenes.

La normalidad mínima en los planteles implica contar con pautas de comportamiento, trabajo, responsabilidad, respeto y compromiso para favorecer una sana convivencia escolar; mecanismos para que las instalaciones estén en condiciones de operación, seguridad e higiene.

Además para que docentes y estudiantes inicien de manera puntual todas las clases y actividades, para proporcionar el servicio educativo los días establecidos en el calendario escolar y a fin de que el tiempo escolar se destine a actividades de enseñanza-aprendizaje.

Mecanismos que garanticen los profesores para cubrir las clases en la totalidad de horas y los días fijados en el ciclo escolar; de gestión oportuna de los servicios escolares, para que las actividades que propone el docente logren que todos los estudiantes estén involucrados en el trabajo en clase y para que consoliden su dominio de las competencias.

Para ello se tiene como meta que nueve mil planteles públicos federales y estatales, incluyendo telebachilleratos, con 35 o más estudiantes, cuenten con un plan de trabajo personalizado de impulso a la normalidad mínima

Basado en cinco ejes, el nuevo Modelo Educativo pretende reorganizar el sistema a fin de que, en este caso los jóvenes de México desarrollen su potencial para ser exitosos en el Siglo XXI.

Al inicio de la presente administración, el gobierno Federal impulsó las reformas estructurales, una de ellas, la educativa y quizá la más importante, la cual busca mejorar la calidad y la equidad de la educación a través de una transformación del sistema educativo nacional.

Como parte de ese cambio, la SEP publicó el Modelo Educativo para la Educación Obligatoria. Educar para la libertad y la creatividad, para que los alumnos de educación básica y media superior reciban una educación de calidad alcancen su máximo logro de aprendizaje.

De forma complementaria la Ruta para la implementación del Modelo Educativo contiene el programa de trabajo que seguirá la SEP para poner en marcha el planteamiento pedagógico de la reforma educativa para la educación obligatoria.

De acuerdo con el nuevo Modelo Educativo, el currículo de la Educación Básica y Medio Superior debe tomar en cuenta la forma en que las emociones y la cognición se articulan para guiar el aprendizaje.

Las emociones positivas estimulan la memoria a largo plazo, mientras que las negativas pueden afectar el proceso de aprendizaje de forma que el estudiante recuerde poco o nada de lo que tendría que haber aprendido.

El documento resalta que la motivación es requisito indispensable para adquirir conocimientos y habilidades de forma significativa; y para ello los profesores desempeñan un papel importante, deben aprender estrategias para reforzar la autoestima de los alumnos, la confianza de su potencial, y el desarrollo de expectativas positivas y realistas.

El Modelo Educativo establece que en el nivel de Educación Media Superior, las competencias genéricas y disciplinarias establecidas en el Marco Curricular Común (MCC) deben estar articuladas con el perfil de egreso de la educación básica y deben favorecer el ingreso a la educación superior, de acuerdo a los perfiles de ingreso establecidos por las instituciones de ese nivel educativo.

El currículo también debe impulsar estrategias, programas y actividades co-curriculares y la organización de actividades colaborativas y de vinculación con la comunidad.

Debe fomentar el desarrollo de competencias como la de “aprender a aprender”, esto es, deben aprender a pensar, a cuestionarse sobre os diversos fenómenos sus causas y consecuencias, a controlar los procesos personales de aprendizaje, así como a valorar lo que se aprender en conjunto con otro.

Una segunda competencia es el desarrollo de las habilidades socioemocionales de los niños y los adolescentes “aprender a convivir”, para establecer estilos de convivencia sanos pacíficos y respetuosos.

A través de “aprender a ser”, los alumnos desarrollarán su autoconciencia, autogestión y conciencia social así como habilidades para relacionarse con otros y para la tomar de decisiones responsables.

Mientras que con “aprender a hacer”, el currículo debe favorecer el desarrollo de competencias profesionales mediante modelos que permitan un mayor equilibrio entre la formación teórica y práctica y el desarrollo de habilidades como el liderazgo el trabajo en equipo.

También la comunicación para que los educandos sea emprendedores en el ámbito laboral o de formación profesional en el que se desempeñen.



publicidad

publicidad