Alzheimer puede estar ligada a diabetes, obesidad e hipertensión

Por Guadalupe Márquez Ramírez. Corresponsal

San Luis Potosí, 21 Sep (Notimex).- El Alzheimer es una enfermedad mental progresiva que se ha detectado que puede estar ligada a padecimientos como la diabetes, obesidad e hipertensión y que está presentándose en personas cada vez más jóvenes.

En el marco del Día Mundial del Alzheimer, que se celebra cada 21 de septiembre, Guadalupe del Pozo, presidenta de la Asociación potosina de Alzheimer y Enfermedades Similares, señaló que este mal afecta a los adultos mayores, pero en los últimos años se ha presentado en menores de 50 años, principalmente en quienes tienen antecedentes hereditarios.

Al abundar sobre el tema, la especialista dijo a Notimex que se calcula que alrededor de 30 mil personas podrían padecer alguna demencia en San Luis Potosí y entre ellas la enfermedad del Alzheimer, según datos de la mencionada Asociación.

Refirió que la enfermedad del Alzheimer, llamada así por el patólogo y psiquiatra Alois Alheimer, es la forma más común de la demencia, caracterizada por la pérdida de memoria y de otras habilidades intelectuales tan severa que interfiere con la vida cotidiana del individuo.

Subrayó que de acuerdo con la Asociación Mexicana de Alzheimer e investigadores, este padecimiento puede estar ligado a la diabetes, obesidad e hipertensión, por lo que “personas que la padecen podrían desarrollarla más rápidamente”.

Advirtió que se trata de una enfermedad crónico degenerativa incurable y solo se pueden retardar sus efectos con medicamentos.

Por ello, Del Pozo destacó la importancia del autocuidado desde la juventud donde se debe incluir ejercicio y una buena alimentación que va a redundar en una vida más saludable y pueda inhibir o retardar la aparición de la enfermedad.

La experta detalló que los síntomas principales por lo cual la familia se puede dar cuenta que alguien pudiera padecer la enfermedad de Alzheimer son la perdida de la memoria.

Aunque, precisó, hay casos donde aparecen otros como son la confusión, dificultad en el lenguaje, errores en sus rutinas cotidianas como ponerse los zapatos al revés o la ropa interior arriba de un pantalón.

Cuando se empiezan a notar estos cambios en el familiar, aunado a verlos deprimidos y tristes, es importante acercarlos a un médico capacitado como un neurólogo, psiquiatra, geriatra o internista.

El especialista será quien evaluará estas conductas y dará un diagnostico apoyándose en estudios de imagen como tomografías, resonancias magnéticas entre otros, sólo así se podrá confirmar si se trata del Alzheimer u otra enfermedad, apuntó.

En ese sentido, comentó la especialista que existen otras enfermedades que podrían confundirse con Alzheimer.

Por eso destacó la importancia de brindar un diagnóstico preciso a través de diversos estudios clínicos para descartar problemas de tiroides, estrés, depresión profunda, falta de vitamina B o demencia causada por enfermedad cerebrovascular que tienen síntomas parecidos.

“Antes se conocía a la demencia como Demencia senil, es un término que actualmente ya no está en uso, todas las demencias ya tienen un nombre demencia vascular cerebral, demencia por multiinfartos y otras menos conocidas como la demencia con cuerpos de lewy, entre otras“, dijo.

Por esto es necesario que la familia esté atenta a cualquier cambio que presenten las personas adultas mayores y que éstas reciban atención inmediata, sobre todo cuando se encuentran en la primera etapa de desarrollo de la enfermedad, aquí aún se puede hacer mucho por ellas, afirmó.

Del Pozo dijo que el trato y cuidados de los familiares es de suma importancia, se requiere de una estimulación diaria y continua además de ejercicio físico y alimentación especial.

Así como “involucrarlo siempre con la familia y sociabilizarlo, esto identifica el proceso de la enfermedad que es lo que se busca finalmente en las primeras etapas”.

Dijo que es trascendental mantener ocupado al paciente, ponerlo a realizar actividades de la casa donde él se sienta útil y que apoya a la familia”.

Sostuvo que “lo peor que se puede hacer con ellos es sentarlo a ver la televisión y dejarlos, esto hará que pierda totalmente su capacidad de comunicarse y de realizar actividades cotidianas”.

Abundó que en la tercera y final etapa de la enfermedad, el paciente deja de hablar y de moverse, está ausente de la realidad, ya no responde a ningún estímulo y no puede cuidarse a sí mismo, pierde la noción del peligro y todo lo aprendido anteriormente, regularmente se encuentran postrados en una cama.

Aun así se puede hacer todavía mucho por ellos, en primer lugar hay que evitar contracturas musculares y para ello es necesario ejercitarlo para mantener elásticas sus articulaciones, movilizarlo cada dos horas para evitar escaras.

Asimismo, hablarle y explicarle lo que sucede en cada momento “hoy es día 1 de mayo, él es tu nieto o tu hijo y cosas por el estilo”

La doctora Guadalupe del Pozo apuntó que el Alzheimer es una enfermedad muy desgastante tanto para el paciente como para sus familiares y cuidadores.

Además, “es de un costo muy alto por la cantidad de acciones y gastos que conlleva sobrellevarla, en especial para aquellos que no son derechohabientes de algún sistema de salud”.

Añadió que “durante la enfermedad se requiere de mucha paciencia y comprensión por parte de la familia para poderlos atender, ya que en esta etapa dependen totalmente del apoyo familiar para que lo atienda, lo alimente y le ayude con todas sus necesidades”.

Finalmente, subrayó que hasta el día de hoy se han tenido grandes avances científicos sobre la enfermedad de Alzheimer.

Aquí en San Luis Potosí se tiene a un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, liderados por el doctor Ildefonso Rodríguez Leyva y la doctora María Esther Jiménez Cataño, quienes han estudiado las maneras de detectar en etapas previas esta enfermedad.

El proyecto de investigación de este grupo en la detección temprana de Alzheimer ha podido concluir que las proteínas que están muy bien caracterizadas en el cerebro de un paciente con la enfermedad también se pueden encontrar en la piel de cualquier ser humano, dijo.

“Los investigadores están por anunciar los nuevos avances del proyecto en donde a través de la mucosa oral, es decir la saliva, ahora también se podrá detectar la enfermedad de Alzheimer lo que representa un gran logro de la medicina, porque antes sólo se podía confirmar a través de una biopsia echa en el cerebro del paciente una vez que este ya había muerto”, detalló.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, el síndrome afecta a más del cinco por ciento de los adultos mayores de 65 años y a más de 30 por ciento de aquellos que superan los 80.

Asimismo, es más frecuente en mujeres que en hombres debido a problemas hormonales como cambios estrogénicos que pueden desencadenar dicho padecimiento, mientras que se prevé que en la próxima década, seis de cada 10 adultos padezcan la enfermedad.

También podría gustarte