Alerta diputada sobre riesgos a la salud por bebidas energéticas

México 21 May (Notimex).- En un punto de acuerdo que presentó en la Comisión Permanente, la diputada María Victoria Sánchez Mercado solicitó a la Secretaría de Salud y a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) a implementar campañas de información sobre los efectos nocivos que tienen las llamadas bebidas energéticas.

Alertó sobre esos productos, ya que su consumo puede causar, entre otros males, infartos.

Pidió a estas dependencias instruyan a que se coloquen en las etiquetas de esas bebidas, datos suficientes para que la población esté consciente de los riesgos que implican para la salud.

Mencionó que algunos jóvenes tienden a acudir a los afterpartys, fiestas a altas horas de la noche donde consumen tales productos en combinación con alcohol y otras sustancias.

La legisladora quien es integrante de la Comisión de Población, alertó que los líquidos energéticos, también llamados bebidas energizantes, poseen cualidades estimulantes, dada su composición farmacológica.

Dio a conocer que entre sus compuestos se encuentran la taurina, aminoácido no esencial para el cuerpo humano ya que este mismo lo produce; la sacarosa, la fructosa, glucosa y glucuronalactona, que son carbohidratos.

Así como cafeína, un estimulante del sistema nervioso central; ginseng, que contiene ginsenósidos (esteroides), y la tiamina, metabolizador de los hidratos de carbono.

Advirtió que los energizantes pueden causar desde un simple malestar estomacal, hasta nerviosismo, irritabilidad, insomnio, arritmias, hipertensión, cuadros de ansiedad e inclusive infartos.

Señaló que los sectores más vulnerables a los compuestos enunciados son las mujeres en edad reproductiva, menores, adolescentes, adultos mayores y personas en tratamiento médico.

Mercado Sánchez destacó que no sólo se consumen las bebidas energizantes en un contexto de “libertinaje”, sino que en escuelas, centros de diversión, plazas comerciales, supermercados, tiendas de la esquina, farmacias y otros comercios, su venta ya es muy normal.

“La realidad de las cosas es que no se prohíbe su consumo ni se llama a la población a consumirlos con reserva. Lo ideal es que el Estado pueda tomar cartas en el asunto y emita las recomendaciones suficientes para quienes tengan por costumbre ingerir estas bebidas”, concluyó la representante de Movimiento Social.

También podría gustarte