Alemania realizará contactos de primer nivel en cita del G-20 en China

Por Olga Borobio. Corresponsal

Berlín, 30 Ago (Notimex).- Durante la reunión del G-20 prevista para el próximo 4 y 5 de septiembre en Hangzhou, China, la canciller federal alemana Angela Merkel tendrá reuniones multilaterales con miembros y huéspedes a fin de preparar su liderazgo en 2017.

El encuentro al que también asistirá el presidente mexicano Enrique Peña Nieto y un conjunto de líderes mundiales, se espera que de luz verde a un plan de acción que reforme e impulse estrategias de crecimiento propuestas hace tiempo.

Según fuentes gubernamentales alemanas que pidieron no ser identificadas, está previsto que la canciller federal se reúna con el presidente de China, Xi Jinping, así como con otros líderes que ya están agendados, pero de los cuales no se dieron más detalles.

Será además la primera vez que el G-20 incluirá los objetivos sobre el cambio climático y el desarrollo sostenible en la agenda de acción. Se espera que se traduzcan en acciones concretas para la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París.

Shi Mingde, el embajador chino en Alemania, aseguró que su país desea reforzar la cooperación con el país europeo y que los esfuerzos de ambos gobiernos son importantes para reactivar la economía mundial.

Una cooperación que puede ayudar a conseguir un buen resultado del plan estratégico del G-20 es conseguir un modelo que ayude aumentar el PIB mundial en un 2.0 por ciento hacia 2018 y reformas estructurales para incentivar el crecimiento económico mundial.

A ello se agregará el tema de una mayor contribución de los países con más poder adquisitivo. “La buena cooperación entre China y Alemania en el marco de la cumbre es importante para el éxito del mecanismo”, afirmó Mingde.

Los representantes del gobierno de Merkel no informaron nada sobre la estrategia alemana para el próximo año, cuando asumirá la presidencia del G-20, pero aseguraron que Merkel hablará de los planes alemanes para el Grupo en 2017, cuyo país será el anfitrión.

En este período quieren hacer avanzar muchos temas, como el diálogo con la sociedad civil, al igual que los diferentes grupos de trabajo formados L20 (laboral 20), W20 (mujer, W por su sigla en inglés) entre otros.

En el G-20 participan 19 países más la Unión Europea. Además, este año formarán parte cinco países invitados: España, Chad (país que tiene actualmente la Presidencia de la Unión Africana), Laos (presidente de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático), Senegal y Singapur.

A ellos se agregarán tres escogidos por China, país anfitrión: Egipto, Tailandia (presidente del G-77) y Kazajistán. Está previsto que todos ellos participen íntegramente del programa. Estarán también representadas al más alto nivel seis instituciones internacionales.

La previsión es que el trabajo se divida en seis importantes sesiones. La primera y de suma importancia por lo menos para la primera potencia económica Europea (Alemania), será la referente al área digital y su protección.

La segunda, irá en torno a las interrogantes sobre el mercado financiero. Se deliberará a nivel internacional sobre la estabilidad financiera en el mundo y sobre el sector bancario sumergido (como se designa actualmente a las actividades crediticias no bancarias).

En ese contexto se abordarán asimismo la transparencia, los impuestos de los grandes consorcios empresariales que actúan globalmente y el clima financiero internacional.

La tercera reunión de trabajo tratará las negociaciones multilaterales como el TTIP (el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos) y el proteccionismo, así como el antidumping.

La cuarta sesión será en torno a los planes nacionales y las medidas concretas que deben tomarse para convertir en una realidad la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible.

En el último encuentro se hablará sobre otros temas como la migración, los refugiados, el terrorismo, la salud y sus grandes crisis de gestión en problemas de resistencia antibiótica, como el caso del Ébola.

También podría gustarte