Es Albert Rivera árbitro entre vieja y nueva política española

Por Carlos Meza. Corresponsal

Madrid, 25 Jun (Notimex).- El candidato de Ciudadanos a la Presidencia del gobierno español, Albert Rivera, se ha situado como el árbitro y facilitador entre las llamadas “vieja y nueva política española” en disputa en las elecciones de este domingo.

El líder de la formación de centroderecha nació en Barcelona el 15 de noviembre de 1979, tiene su segunda contienda nacional y como reto que su formación no quede relegada debido a la permanente confrontación entre derecha e izquierda ideológica en España.

A la actual campaña electoral, Rivera llegó con la experiencia de haber apoyado que el socialista Pedro Sánchez fuera investido presidente de gobierno tras las elecciones de diciembre pasado, sin conseguirlo.

Entre esas elecciones y las de este domingo se convirtió en uno de los principales negociadores de una legislatura frustrada, en la que él puso como líneas rojas: no pactar con la izquierdista Unidos Podemos y no apoyar un gobierno del Partido Popular (PP), encabezado por Mariano Rajoy.

La formación creada en 2006 en Cataluña, donde impresionó al debutar como candidato local con un cartel de campaña en que aparecía desnudo, tiene como principio la unidad de España, algo que le aleja de Podemos, que avala un referéndum independentista en esa comunidad del noreste de España.

Esa diferencia, y otros temas, hace que la coalición izquierdista Unidos Podemos asemeje a Ciudadanos con el PP, a pesar de que Rivera y el izquierdista Pablo Iglesias aseguren que se caen muy bien.

En su discurso, el líder de Ciudadanos destaca que en los gobiernos de comunidades autónomas y ayuntamientos donde participa (independientemente de si lo encabezan PP o PSOE) ha ayudado a una mejor gestión pública y a combatir la corrupción.

Sus contrincantes, principalmente Podemos, le cuestionan que quiera quedar bien con PP y PSOE, y que siempre quiere mediar en las dificultades, algo que le sitúa como el “árbitro” de las negociaciones a pesar de que las encuestas le vuelven a augurar el cuarto lugar.

Asimismo Rajoy le critica algunas de sus propuestas por considerarlas como improvisadas solo para querer ganar votos, pero principalmente por el hecho de que Rivera no quiera pactar con él.

Rivera asegura que no son ciertos los rumores muy extendidos en España que sugieren que grandes empresarios del país han inyectado dinero a Ciudadanos, debido a que gusta su discurso económico.

Hijo de trabajadores autónomos (por honorarios) con pequeños negocios, conecta además con este tipo de ciudadanos y con los de pequeñas y medianas empresas, a los que dirige en su campaña propuestas específicas.

Con un estilo juvenil, Rivera cuida su imagen personal, es aficionado de la política estadunidense; le gusta la austeridad del ex presidente de Uruguay, José Mújica; la música española de Joaquín Sabina, Manolo García y otros, y asegura que tomaría café con cualquier persona.

Estudió Derecho en la escuela de negocios Esade y ha realizado cursos en Finlandia y la Universidad George Washington de Estados Unidos.

En fútbol le gusta el F.C Barcelona, su libro favorito es “El factor Humano”, de John Carlin, y ha reconocido que a veces cita a autores que no ha leído.

Con su ropa formal y casual muy cuidada, ha sido elegido como uno de los más elegantes políticos del momento por programas de televisión.

También podría gustarte