Aida Cuevas festeja por adelantado el mes patrio en el Lunario

México, 28 Ago (Notimex).- La cantante de género vernáculo, Aida Cuevas, festejó por adelantado el mes patrio en el Lunario del Auditorio Nacional, la noche de este sábado, con un emotivo y festivo concierto, en el marco del programa Noches de Cabaret en el Lunario.

La cantante le dio la oportunidad de abrir el recital a sus hijos Rodrigo y Diego, quienes promocionaron con dos temas su álbum debut, “Nuestro destino”, para luego ceder el escenario a su maestra de canto y productora de su proyecto musical.

En punto de las 22:45 horas salió al escenario el mariachi que la acompañaría, compuesto por seis violines, una guitarra, un guitarrón y una vihuela, así como tres trompetas, que inundaron el ambiente con el ritmo bravío de la música mexicana.

La señora Aida Cuevas salió después enfundada en un imponente y elegante vestido negro con discretos adornos florales en tonos opacos, que resaltaron su figura y sobre todo su rostro, lo que arrancó la ovación del público que llenó el lugar en el primero de dos conciertos.

La voz de la interprete escuchó con toda su potencia para abrir con temas como “La noche y tú”, “Ojos poblanos” y “La bikina”, melodías que el público acompañó en un coro discreto.

Posteriormente la cantante agradeció a los espectadores su presencia.

Aida Cuevas quien es parte del programa Noches de Cabaret en el Lunario, aprovechó el recital para promocionar su más reciente material discográfico, “Pa´que sientas lo que siento”, y ligarse a temas como “Te vas para tu casa”, “Yo te propongo”, “Que buena suerte”, “Háblame de amor” y “Te sigo amando”.

Así como “Desdén”, “La barca”, “Contigo”, “Piel canela” y “Por una cabeza”, todas estas a ritmo de bolero, acompañada de requintos y en un claro homenaje a este género.

Aida Cuevas dio paso una vez más a su Mariachi, el cual salió para deleitar de manera instrumental con el popular tema “El Cascabel”, mientras los espectadores degustaban de finos vinos y cenas ligeras.

La cantante, con ademanes de agradecimiento, reconoció la grandeza de Lucha Villa al recordarla con un popurrí sus más emblemáticos temas acompañada de un acordeón y arrancar el coro de los espectadores con canciones como “El pastor”, “Paloma querida”, “Quizás mañana” y “Si Quieres”.

Así como “Pa´que sientas lo que siento”, “No me amenaces”, “México en la piel” y “Mi ciudad”, para luego despedirse con “Huapango torero”, “Cucurrucucú Paloma” y “México lindo y querido”.

También podría gustarte