Advierten de situación vulnerable de niñas que trabajan y estudian

México, 10 Oct (Notimex).- En la víspera de la conmemoración del Día Internacional de la Niña (11 de octubre), la oficina en México del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF por sus siglas en inglés) indicó que en el país hay todavía muchas niñas de 5 a 17 años que trabajan y estudian al mismo tiempo.

En ese sentido, la representación de la UNICEF, señaló que es necesario dar a este sector de la población espacio para que tengan un desarrollo sano y normal, que les permita estudiar y crecer para cumplir sus metas en un ambiente libre de violencia.

La sobrecarga de tareas, señaló el organismo internacional en un comunicado, comienza en la primera infancia y aumenta conforme las niñas llegan a la adolescencia, el trabajo comprueba la persistencia de estereotipos de género, desigualdad y el enfrentarse a la violencia.

En 2014, recordó, aproximadamente 23 mil adolescentes de entre 12 y 17 años sufrieron algún tipo de agresión sexual, incluido acoso, tocamientos y actos sexuales no consentidos.

Prácticamente, abundó, cuatro de cada 10 casos de probables violaciones sexuales sucedieron en los entornos más cercanos y cotidianos: el hogar, 25 por ciento; la escuela, 13 por ciento, y el lugar de trabajo seis por ciento, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Asimismo, persiste el matrimonio infantil y las uniones tempranas, como grave violación a los derechos humanos, en 2014 al menos una de cada cinco mujeres inició vida conyugal antes de los 18 años y 15.4 por ciento de las que hoy tienen hasta 24 años, fueron madres antes de los 18.

El matrimonio a temprana edad y el embarazo adolescente truncan la educación y con ello las posibilidades de un mejor desarrollo presente y futuro.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Deserción en la Educación Media Superior de la Secretaría de Educación Pública en 2011, 30.7 por ciento de las adolescentes embarazadas de menos de 15 años dejaron la escuela.

En 2014, las muertes maternas por razón de escolaridad se concentraban en nivel secundaria o equivalente.

Ante ello, el representante del UNICEF en México, Christian Skoog, señaló la necesidad de romper normas sociales y hábitos que perpetúan la desigualdad de géneros, así como proteger los derechos de niñas y adolescentes en situación vulnerable.

Hacen falta medidas para empoderar a este sector y brindarles herramientas, oportunidades, conocimientos y recursos para mejorar a sus comunidades, lo cual beneficiaría a ellas, pero también a las propias comunidades con mejor desarrollo.

También podría gustarte