Se abren paso proyectos sustentables de cacao, miel y confección

Por Jorge Almeida García. Corresponsal

Villahermosa, 4 Sep (Notimex).- Fabricantes de zapatos artesanales, productores de cacao, de miel y confeccionadores de prendas de vestir se han abierto paso en la entidad con proyectos socialmente sustentables y competir en el mercado, de acuerdo con sus impulsores en diferentes municipios.

Marcela Arce Rodríguez, originaria de la ranchería Norte, en Comalcalco, al noroeste del estado, señaló que desde hace seis años comenzó su aprendizaje para elaborar zapatos de dama e incluso costeó maestros de León, Guanajuato.

“En nuestra iglesia nos invitaron a aprender y siempre quisimos en mi familia poner un negocio distinto. Tuvimos que conocer de texturas, moda, colores, materiales, suelas; hubo muchos horrores al inicio, pero eso enseña”, refirió.

En entrevista con Notimex, en el marco de una muestra de proyectos, manifestó que en la Secretaría de Economía (SE) la orientaron para obtener financiamiento y hacer crecer su negocio, a través del Instituto Nacional de la Economía Social (Inaes).

“Planteamos el proyecto, lo verificaron y se dieron cuenta que ya estaba encaminado y necesitábamos equipo para agilizar la producción”, refirió. Por ello, en marzo de 2015 lo aprobaron y se mejoraron los procesos de diseño, cortes y armado.

Su calzado, dijo, es novedoso porque tiene una línea artesanal con la tira tabasqueña incorporada, que es confeccionada por otros artesanos a mano y se benefician de manera indirecta. La marca, dijo, es Kirma, derivada de su nombre y el de su hija, Kirsa Domínguez, quien es parte del proyecto.

“Hacer un zapato tiene su secreto. Tuvimos que aprender química para lograr un solvente que no se despegara por el exceso de humedad y de agua que hay en Tabasco”, refirió.

La meta es vender en volumen pero sin desmerecer la calidad y lo vanguardista, pues hay calzado oriental que inunda el mercado, pero son económicos y no se sabe qué calidad de materiales utilizan.

El Inaes, expuso, también los apoyó con una campaña publicitaria como parte del seguimiento y hubo buena respuesta desde noviembre del año pasado “y a veces nos ha rebasado la demanda por falta de capital para invertir”.

Por su parte, María del Carmen Hernández, hace tres años comenzó la confección y bordado de uniformes como negocio familiar, pero una vez obtenido un financiamiento por medio de la Sedesol, a través de Prospera, adquirió maquinaria industrial.

“Ahí aumentamos la producción y el mercado dentro de la comunidad, que es la colonia Gaviotas Sur; ahí está el taller y ahí se expende el producto”, expresó.

En el área, dijo, hay nueve planteles desde preescolar hasta bachillerato, por lo cual ese es su mercado principal, pero también trabaja en línea de uniformes para oficinas.

En el taller de “Creaciones Mc’ava” laboran cinco personas, todas mujeres, y se utilizan insumos como tela, cuellos, botones e hileras, lo cual crea otra cadena dentro de la producción.

En tanto, Pablo Izquierdo Sánchez, señaló que junto con otras cinco personas se dedican desde hace 10 años a la venta al menudeo de miel en la ranchería Oriente, segunda sección, en Comalcalco, sobre la carretera que va hacia Cárdenas.

Con el apoyo del Inaes, dijo que se montó la sala de extracción y se espera cosechar en el año una tonelada de miel en los tres sitios de apiarios, dos multiflorales y uno monofloral de mangle en la zona de la costa.

Ahora buscan ofrecer su producto en ferias municipales con la marca La Esperanza y trabajan con la Secretaría de Agricultura Ganadería Desarrollo Rural Pesca y Alimentación (Sagarpa) en materia de inocuidad.

Al respecto, el delegado del Inaes en Tabasco, Freddy Chablé Torrano, destacó que en cada proyecto la meta es cubrir toda la cadena de valor y establecerlos como negocios exitosos.

“Están los embajadoras del cacao, que se les dio recursos para una planta de recepción del grano, de secado y de transformación; son tres grupos y cada uno tiene una marca. El siguiente paso es la comercialización”, expuso.

Sin embargo, resaltó que de organizarse los tres grupos, podrían tener una sola marca y así el Inaes las apoyaría a colocar su producto en cadenas comerciales con el cumplimiento de los estándares de calidad.

“Pero eso no termina tampoco ahí. Queremos que esas organizaciones prosperen hasta la exportación, como los productores de miel de Campeche y Yucatán”, enfatizó.

Para evitar el cierre de proyectos iniciados, resaltó que desde la recepción se analiza su viabilidad para competir y una vez aprobado se le entregan los recursos para darles seguimiento.

“Vamos al lugar, que existan el terreno y las personas, que arranquen y se cumpla la normatividad; que los recursos se usen debidamente y se transparente porque hay que comprobarlo, no es a fondo perdido”, dijo.

Lo que se cuida, detalló el funcionario federal, es que al ser recursos socialmente redituables, generen beneficios a las familias o cooperativas que los solicitaron.

También podría gustarte