“7:19” retrata la tragedia del terremoto de 1985 en Ciudad de México

* La crudeza y desesperación de los afectados son temas abordados en el filme que hoy tendrá una función especial

Por Maricruz González May

México, 19 Sep (Notimex).- La desesperación por saber qué pasa en el exterior luego de quedar atrapados bajo los escombros de un edificio es lo que retrata la película “7:19”, de Jorge Michel Grau, que tendrá hoy una función especial en la Plaza de las Tres Culturas, para conmemorar el 31 aniversario del terremoto que sacudió la Ciudad de México en 1985.

Protagonizada por Demian Bichir y Héctor Bonilla, la cinta, que tendrá su estreno comercial el próximo 23 de septiembre, pondera la historia de un funcionario y un político, quienes se quedan atrapados bajo los escombros de un edificio gubernamental y luchan por sobrevivir.

A decir de Grau, la exhibición especial de hoy es porque Tlatelolco es uno de los lugares más importantes y donde más organizada estuvo la sociedad civil, que es de lo que trata la película.

Sobre la filmación, Jorge Michel Grau señaló que representó grandes retos técnicos y actorales, toda vez que se desarrolla en su mayor parte dentro de una cápsula en la que sólo están los dos actores y una cámara que fue manipulada por fuera.

En charla con Notimex, Grau compartió que al ser una historia de dos personas atrapadas en un espacio muy reducido, la puesta en cámara fue un reto y para los actores también, porque necesitaban estar en una sola posición por tiempo considerable.

Bajo esas circunstancias, dijo, “construimos un set que era como una cápsula donde estaban encerrados y no se podían mover. A partir de ahí como una herramienta emotiva para ellos trabajábamos las situaciones que íbamos a filmar”.

Enfatizó que durante el rodaje tuvo una terapeuta física que cada que los actores se salían del set les daba tratamiento en la espalda y las rodillas, a fin de que no hubiera lesión.

“Era un ejercicio actoral no una tortura actoral, entonces estaba muy controlado, pero si estaban sometidos a una alta exigencia”, anotó.

Tras mencionar que su madre era la terapeuta, puntualizó que los actores no pasaban más de una hora en la misma posición y que estaban entre seis y siete horas metidos en el set.

“El set era muy oscuro, había tres luces y la cámara sólo estaba operada, no había gente ahí dentro. Los actores (Demian Bichir y Héctor Bonilla) estaban aislados, ese era el reto”, añadió.

También podría gustarte