Top 10: Frases célebres de Juan Rulfo

Juan Rulfo

Un día como hoy, pero de 1917, nace el escritor, guionista y fotógrafo mexicano, Juan Rulfo, perteneciente a la generación del 52 y considerado uno de los escritores más representativos de la literatura mexicana. Para conseguir el prestigio literario internacional que lo caracteriza, Juan Rulfo sólo requirió de dos obras: El Llano en llamas, obra compuesta de diecisiete relatos y publicada en 1953, y la novela Pedro Páramo, publicada en 1955.

Juan Rulfo fue uno de los escritores latinoamericanos más reconocidos del siglo xx. Su obra se caracteriza por ser una combinación entre la realidad y la fantasía, cuya acción se desarrolla en escenarios mexicanos. La obra de Rulfo, y sobre todo Pedro Páramo, es el parteaguas de la literatura mexicana que marca el fin de la novela revolucionaria

A continuación te presentamos 10 de sus frases más representativas:

1. Es algo difícil crecer sabiendo que la cosa de donde podemos agarrarnos para enraizar está muerta. (¡Diles que no me maten!)

2. Y abrí la boca para que se fuera (mi alma). Y se fue. Sentí cuando cayó en mis manos el hilito de sangre con que estaba amarrada a mi corazón. (Pedro Páramo)

3. Me haré a la idea de que te soñé –dijo-. Porque la verdad es que te conozco de vista desde hace mucho tiempo, pero me gustas más cuando te sueño. Entonces hago de ti lo que quiero. No como ahora que, como tú ves, no hemos podido hacer nada. (Un pedazo de noche)

4. ¿La ilusión? Eso cuesta caro. A mí me costó vivir más de lo debido. (Pedro Páramo)

5. … sentí ese llanto  de ella dentro de mi como si estuviera exprimiendo el trapo de nuestros pecados. (Talpa)

6. Nada puede durar tanto, no existe ningún recuerdo por intenso que sea que no se apague. (Pedro Páramo)

7. No se puede contra lo que no se puede. (Nos han dado la tierra)

8. El día que te fuiste entendí que no te volvería a ver. Ibas teñida de rojo por el sol de la tarde, por el crepúsculo ensangrentado del cielo. Sonreías. Dejabas atrás un pueblo del que muchas veces me dijiste: ‘lo quiero por ti; pero lo odio por todo lo demás, hasta por haber nacido en él’. (Pedro Páramo)

9. No, no me dan pena los muertos, y mucho menos los vivos… Cuando uno es sepulturero hay que enterrar la lástima con cada muerto que uno entierra. (Un pedazo de noche)

10. Hacía tantos años que no alzaba la cara, que me olvidé del cielo. (Pedro Páramo)

También podría gustarte