Si tienes fuegos en la boca, ¡cuidado! Tienes herpes labial y es contagiosa

El ajo, entre tantas propiedades, funciona como antibiótico natural. ¡Úsalo!

El fuego labial o clínicamente conocido como herpes labial es una infección producida por el virus del herpes simple, un virus altamente contagioso.

Los síntomas van desde la fiebre hasta las molestas y antiestéticas ampollas, pequeñas y dolorosas. Por eso aquí te contamos cómo deshacerte de ellos rápidamente:

¿Qué hacer?

La herbolaria tradicional recomienda aprovechar las propiedades del ajo, ya que este actúa como un antibiótico natural, capaz de frenar la acción de los virus, bacterias y hongos.

Puedes comerte un diente de ajo en las mañanas hasta notar que la infección se fue. Si lo tuyo no es comerlo, puedes triturar muy bien un diente de ajo y ponerlo directamente sobre el herpes labial o el fuego. Deja la pasta de ajo durante 10 minutos y luego enjuaga con agua tibia. Repetir tres veces al día y por la noche habrá desaparecido.

Si no quieres ir por la vida destilando ese peculiar olor, te recomendamos aplicar la pasta de ajo, cubrirla con una venda y dejarla actuar toda la noche. A la mañana siguiente debes lavar el área y notarás cómo el granito se ha secado significativamente.

¡Evita otra infección!

Cuando la pesadilla haya acabado, recuerda tirar a la basura tu cepillo de dientes, labiales, productos para los labios, toallas o cuchillas de afeitar. También lavar con cloro tu ropa de cama para eliminar todo rastro del virus y evitar un nuevo brote. ¡Más vale prevenir que lamentar!

También es importante usar protector solar para prevenir la aparición de nuevos brotes. Así que olvídate de asolearte al menos en una semana, ya que este podría provocar un nuevo brote de herpes labial.

Si el problema es recurrente podría ser que estés baja de defensas, así que consulta a tu médico.