Las redes sociales ¡pueden acabar con tu relación!

 

Los tiempos cambian y con ellos la manera de relacionarnos y/o comunicarnos. Con la evolución de la era tecnológica, hemos visto que las relaciones interpersonales han buscado la manera de adaptarse a dicho ámbito. Sin embargo, estadísticas señalan que las redes sociales, por ejemplo, han sido un detonante para que miles de matrimonios terminen en el fracaso.

Ojalá hubiéramos nacido en una época en la que no tuviéramos que estar sufriendo al ver si nuestra pareja le dio Like a alguien más, o si ese alguien más comenta todo lo de nuestra pareja. Pero como no suele suceder lo que queremos que ocurra, debemos aceptar con humildad el hecho de tener que lidiar con el auge de las redes sociales y el avance tecnológico. Por dicho motivo, queremos recomendarte que dejes de hacer algunos de los siguientes hábitos con el fin de llevar a cabo una relación más estable, basada en confianza y seguridad.

Utilizar tu smartphone cuando estás en pareja

Aunque solamente quieras ver el resultado de un partido, jugar un poco o revisar tu Facebook, procura no hacerlo, porque aunque tu intención sea de lo más ingenua, a la otra persona estás demostrándole una falta de interés o un posible aburrimiento, por lo que podrías generar mucha inseguridad en tu pareja, haciéndole pensar que no es lo suficientemente divertido, o que no llena tus expectativas. Si de plano te urge utilizar tu smartphone, intenta integrar a tu pareja, ya sea que los dos descarguen el mismo juego, se tomen fotos, utilicen aplicaciones divertidas, o vean videos juntos. Sobre todo, intenta utilizar tu dispositivo móvil lo menos posible durante una cena importante, o mientras disfrutan una película juntos.

Ubicación en tiempo real

En los últimos meses se ha hablado de una nueva herramienta que estaría integrada en aplicaciones como Messenger, Google Maps y la plataforma de mensajería instantánea más utilizada a nivel mundial: WhatsApp. Esta nueva funcionalidad causó una severa conmoción a todos los usuarios miembros de la aplicación, debido a que se podría interpretar como una invasión a la privacidad, aunque otros lo ven como una herramienta útil por seguridad. Sin embargo, seguramente muchas de las personas no darán un uso correcto a la herramienta y caerán en la obsesión. Está muy bien que utilices la ubicación en tiempo real si tienes alguna reunión y quieres ver si tus amigos ya están cerca, o si tienes hijos, quizá únicamente por precaución, no para estarlos atosigando, pero… si tu objetivo principal es estar viendo en dónde se encuentra tu pareja, evita hacerlo. Probablemente confíes en tu pareja, pero el estar viendo constantemente su ubicación podría hacer que sientas inseguridad. Si fue a la tienda, tal vez para ti signifique que se encontró con alguien en la esquina, o cualquier cosa. El problema radica en que automáticamente la ubicación en tiempo real se hará adictiva por simple morbo y mera curiosidad, pero podría afectar gravemente tu relación de pareja. Y, si lo vemos desde la otra perspectiva, es muy incómodo que tu pareja comience a cuestionar dónde te encuentras, qué haces, etc. Por tu seguridad, intenta no utilizar esta herramienta.

Stalkear

Este hábito es uno de los peores que podría cometer cualquier persona que intente tener una relación amorosa sana. Meterte al Facebook de tu pareja podría hacerte sentir bastante mal. Quizá te encuentres con comentarios de ex novia(o)s de hace años, los cuales automáticamente harán que comiences a compararte y a ver por qué contigo es diferente, o a cuestionar a quién quiere más, entre otros pensamientos aterradores y obsesivos. Además, podrías encontrarte con likes de otras personas que probablemente no sean de tu agrado total y, aunque pudiera llegar a ser realmente molesto, recuerda que un like es un acto bastante superficial, que si bien no siempre reflejará sentimientos profundos o verdaderos. Lo lamentable del asunto es que ahora somos más conscientes de las personas que rodean a nuestros seres queridos, quizá por eso tengamos la necesidad de estar observándolos para saber qué tipo de relación tienen con la persona con la que estamos. Además, con Facebook, Instagram y demás redes sociales, podemos tener una mejor noción de qué personas son atractivas o interesantes para tu pareja, lo cual podría ocasionarnos muchos celos y rigor; sin embargo, tendrás que ser empático(a) para comprender que a ti también se te hacen atractivas otras personas, y eso no significará que quieras estar con ellas al mismo tiempo que con tu pareja. Por algo se eligieron. Acepta que tu pareja tendrá ojos para más personas, al igual que tú, pero eso no significará nada.

Palomas azules y conexión en WhatsApp

Quizá éstos sean de los hábitos más comunes. Es una realidad que el que nada debe, nada teme, pero aplicaciones como ésta no deberían decirle al mundo a la hora en la que te conectas. Además, mostrar a la gente si leíste sus mensajes o no, es tu problema. Sin embargo, lo alarmante es obsesionarse con la última conexión de tu pareja o viceversa. Déjala respirar y no permitas que te esté reclamando por cuestiones como esas. Lo mejor es que ambos la oculten, por su bien y por seguridad en su relación. Las palomas azules también procura desactivarlas, y para evitar tener problemas, responde cordialmente con tu pareja y a tiempo, pues de alguna manera merece respeto y prioridad porque es tu acompañante de vida. Si eres educado y leal, no tendrás ningún problema con desactivar estas funciones que ofrece WhatsApp, además… te ahorrarás muchos problemas.

Arreglar problemas mediante chats virtuales

Muchas parejas prefieren armar y solucionar problemas, mediante aplicaciones como WhatsApp o Facebook. Si tienes alguna incomodidad, puedes hacérsela saber a tu pareja a través de dichas plataformas, pero no dejes de lado la importancia de resolver problemas en persona, cara a cara. No seas mediocre y sal de tu zona de confort. Si estás teniendo una discusión por medio de tu smartphone, procura decirle a tu pareja que no hablarás con ella hasta verse en persona. De este modo, podrás ver reacciones, gestos y tono de voz sin ningún tipo de mal interpretación por haber visto un mensaje escrito. Otorga la importancia debida a tu ser querido y no subestimes los problemas. Soluciónalos siempre que puedas.