¿Qué pasa cuando dejas de tener sexo por mucho tiempo?

"Vivir por muchos años sin sexo no es una enfermedad; se puede estar en abstinencia aunque es difícil mantenerse así" (Foto: Especial)

Las relaciones sexuales, en ocasiones, se convierten en un placer que genera adicción y  cuando se interrumpe el ritmo de manera abrupta generan consecuencias en el cuerpo y en el cerebro.

“Vivir por muchos años sin sexo no es una enfermedad; se puede estar en abstinencia aunque es difícil mantenerse así, aunque el cambio de llevar una vida sexual satisfactoria a una nula tiende a generar mal humor, entre otros problemas” menciona un consejero y terapeuta sexual de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual.

Cuando el cuerpo se ha acostumbrado a llevar una vida sexual activa y satisfactoria y de pronto se deja de hacerlo, el cuerpo resiente los efectos de la falta de sexo en el organismo.

Los riesgos de infarto aumentan, debido a que las relaciones sexuales son uno de los mejores ejercicios cardiovasculares que se pueden practicar, de acuerdo a una investigación de la Universidad de Massachussetts, Estados Unidos.

Además el sistema inmune se compromete, pues la practica del coito es un excelente generador de Inmunoglobulina A (IgA) elevando hasta 30% los niveles de anticuerpos en saliva y mucosas corporales.

En el plano de la mente, existen áreas concretas en el cerebro que intervienen en el comportamiento sexual, que provocan la sensación de bienestar por todas las hormonas que segregan. Cuando existe una inactividad, se dejan de producir dichas sustancias y se altera el estado de ánimo acostumbrado, la toma de decisiones y la memoria.

Con el sexo también se libera:

Dopamina, que es un neurotransmisor que mejora la atención, controla los impulsos, la motivación y la sensación de recompensa

Prolactina, considerada como la hormona de la saciedad y al responsable de la secreción de leche.

Oxítocina, llamada también la hormona del amor, se encarga crear y fortalecer los lazos afectivo, románticos y sociales.

Cuando se deja de tener sexo, el cuerpo deja de producir en abundancia las hormonas anteriores y hace, en general, que el cuerpo se descompense.

Sin embargo, si practicas la abstinencia, puedes elevar tus niveles de dopamina y oxítocina practicando algún deporte, como bailar, cantar, leer, o en general haciendo lo que más te gusta hacer.

También podría gustarte